Home > Noticias > Una mirada al mercado de divisas durante la pandemia del coronavirus

Una mirada al mercado de divisas durante la pandemia del coronavirus

5 junio, 2020 By Mircea Vasiu

Si bien la pandemia del coronavirus ha abocado al mundo entero a la recesión, las condiciones del mercado no se parecen a las de la última crisis. Durante el colapso financiero de 2008-2009, la volatilidad en el mercado de divisas, el más potente del planeta, alcanzó niveles más altos.

Tras la conmoción inicial, que provocó que muchos países paralizasen su economía, la respuesta de todos los bancos centrales de las economías desarrolladas fue la de flexibilizar lo más rápidamente posible la política monetaria. Como resultado de esto, los tipos de cambio que reflejan el valor de una moneda frente a otra no reaccionaron del mismo modo en que lo hicieron en 2008. Las operaciones en dólares a largo plazo iniciales, clásico movimiento de seguridad, se sustituyeron velozmente por una ola de ventas de la divisa de reserva mundial.

El FX ha experimentado importantes movimientos recientemente

Meses después de la irrupción de la pandemia, el FX ha empezado a mostrar importantes movimientos. De un lado y otro, el cruce EUR/CHF y el USD/IDR (dólar americano vs. rupia india) han experimentado cambios mayores que dos desviaciones estándar en una tabla que comparaba múltiples activos cruzados.

Posiblemente, la sorpresa más grande se ha producido en el par EUR/CHF. Durante mucho tiempo se ha considerado un elemento problemático para el Banco Nacional Suizo (SNB), que fue el responsable de una ligera conmoción en los mercados cuando, en enero de 2015, decidió dejar de fijar un cambio mínimo de 1.20 francos suizos por euro. Desde entonces, rara vez había tenido rendimientos «overnight» superiores a dos desviaciones estándar y se vendía constantemente en cada rebote. Sin embargo, ¡con junio esto ha cambiado!

Pero volvamos a los pares del dólar. La liquidez global del dólar sigue mejorando: el spread eurodólar/letras del tesoro está por debajo del nivel de referencia prepandémico. Además, los bancos centrales del mundo están en una lucha constante por la expansión de sus balances, con la Reserva Federal superando a sus pares tanto en proporción como en rapidez de reacción.

Como consecuencia, el comienzo de junio ha disparado la volatilidad en los pares cruzados que no habían fluctuado en demasía durante la crisis. Algunos pares del JPY (EUR/JPY, GBP/JPY y USD/JPY) y, cómo no, nuevamente, el EUR/CHF, han mostrado un rendimiento superior.

Si comparamos los pares cruzados de los mercados emergentes y los del G10, vemos cómo el cruce de los mercados emergentes ha registrado, a principios de junio, una rentabilidad ajustada a la volatilidad positiva en una desviación estándar de 200 días.

De cara al futuro, la atención se centrará especialmente en la divisa de reserva mundial. Ya en retroceso después de que la Reserva Federal haya abierto las líneas swaps, el dólar se ha depreciado sustancialmente, sobre todo en comparación con las divisas del resto de mercados desarrollados (por ejemplo, AUD, NZD, GBP y EUR).

¿Será esta la tendencia de todo el mes de junio?