Home > Noticias > Una macroperspectiva europea sobre las elecciones en los EE.UU.

Una macroperspectiva europea sobre las elecciones en los EE.UU.

22 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

Queda poco más de una semana para el evento más importante del año y los macrooperadores siguen con la vista fija en el posible impacto que las elecciones en los Estados Unidos tendrán en el mundo. Para Europa, los próximos cuatro años van a ser de una crucial importancia por lo que se refiere a su relación con los Estados Unidos.

El motivo es que, desde que Trump tomó el timón de la Casa Blanca, el presidente ha provocado muchas tensiones en las relaciones entre Estados Unidos y Europa. Amenazas de aranceles, acusación a los europeos de no pagar su parte proporcional a las contribuciones de la OTAN, etc., han llevado a una tensa relación entre los dos bloques económicos más grandes del mundo.

Qué está en juego para Europa

Uno de los temas más importantes durante la administración Trump ha sido el comercio. Se han intentado acuerdos comerciales con China, con sus vecinos e incluso con Europa, ya que Trump se ha centrado en la reducción del déficit comercial.

La verdad es que la Unión Europea ha tenido un superávit comercial con los EE.UU. desde 1994. Y, puesto que un plus en un lado significa un menos en el otro, eso quiere decir que los Estados Unidos han tenido un déficit comercial en ese mismo período. Imponer aranceles es una forma de reducir el déficit comercial, pero incluso así, muchos economistas defienden que, a la larga, se logra a expensas del bienestar social.

Nord Stream 2, el oleoducto de Rusia a Alemania, es un punto de fricción entre los Estados Unidos y la Unión Europea. Por un lado, los EE.UU. argumentan que no tiene sentido que sea un miembro de la OTAN y, al mismo tiempo, pague a Rusia por el gas. Por otro lado, la Unión Europea quiere reducir su dependencia de la importación de gas de otras partes del mundo. Sin embargo, los Estados Unidos pueden fácilmente imponer su voluntad mediante la aplicación de sanciones económicas.

Si Trump consigue ganar la Casa Blanca, hay que esperar más de lo mismo. Incluso podemos pensar que, al saber que los próximos cuatro años serían parte de su último mandato, Trump podría adoptar una posición aún más dura hacia Europa.

Los europeos prefieren una victoria de Biden. Todavía hay esperanza de una «vuelta a la normalidad», ya que es probable que la política exterior de Biden difiera en gran medida de la de Trump.

Estas son tan solo algunas de las macroperspectivas relacionadas con las elecciones en los Estados Unidos. Si los primeros cuatro años en la Casa Blanca se han visto dominados por los acuerdos comerciales, hay que esperar una continuidad en los próximos cuatro en el caso de que Trump consiguiese un segundo mandato. Si Biden gana, llevará un tiempo revertir algunas de las decisiones de su predecesor.