Home > Noticias > Una inflación más alta no significa automáticamente precios más altos en el mercado de valores

Una inflación más alta no significa automáticamente precios más altos en el mercado de valores

23 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

Una de las razones por las que los inversores acuden en masa a los activos de refugio seguro es para protegerse frente a la inflación. Por ejemplo, la compra de oro tradicionalmente protege frente a la inflación cuando el oro está denominado en la misma moneda.

Puesto que los bancos centrales han bajado sus tipos de interés a cero, los inversores están teniendo dificultades para encontrar el tan necesario rendimiento. Por lo tanto, inundan el mercado de valores.

El aumento de los precios del mercado de valores es una necesidad en el contexto del nuevo mandato de la Fed: el Objetivo de Inflación Promedio (AIT, por sus siglas en inglés). La voluntad de la Fed de permitir que la inflación se dispare por encima del 2 % implica, automáticamente, precios más altos en el mercado de valores.

¿Correcto? En realidad, no.

La inflación moderada ayuda al mercado de valores

Históricamente, si definimos inflación moderada como aquella que se sitúa entre el 1 % y el 2 %, ese es el nivel en el que el mercado de valores se comporta mejor. Dicho de otro modo, la inflación debe estar lejos del nivel cero para evitar la deflación, pero no por encima del 2 %.

Cada vez que la inflación supera el 2 %, las valoraciones del mercado caen inevitablemente. Por lo tanto, una inflación superior al 2 % no es necesariamente alcista para las acciones.

La Fed no ha dejado claro hasta ahora cómo pretende alcanzar el AIT del 2 %. Sin embargo, con algunos de los discursos que se han hecho después de la última declaración de la FOMC, podemos hacernos una idea de lo que los miembros de la Fed tienen en mente.

Por ejemplo, Neil Kashkari, un partidario de políticas suaves en el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), quiere ver la inflación por encima del 2 % durante 12 meses consecutivos antes de subir los tipos. Por primera vez desde que se introdujo el AIT en los mercados en agosto en el Jackson Hole Symposium (Simposio de Jackson Hole), tenemos una idea de los que puede provocar un aumento de las tasas.

Si consideramos que las últimas proyecciones muestran que la Fed está dispuesta a mantener los tipos actuales hasta 2023, podemos concluir que el período de doce meses del que habla Kashkari no será en ningún momento anterior a 2023.

Para hacer un seguimiento del proceso, todas las miradas están puestas en el PCE o índice de gasto del consumo personal, la medida favorita de la Fed para rastrear la inflación. Si el PCE se dispara por encima del 2 % durante más de un año, los inversores comenzarán a apostar por un aumento de los tipos.

Sin embargo, las perspectivas del aumento de las tasas en un futuro tan lejano dejan muchas preguntas presentes sin respuesta. Como, por ejemplo, qué pasa si la inflación no alcanza el 2 % en muchos años a partir de ahora. Si miramos a Japón, ese puede ser también el caso en los EE.UU., especialmente a causa de la pandemia.

Sí podemos aprender una cosa de la fase actual del AIT: una inflación mucho más alta que el 3 % o más probablemente hará subir los precios del mercado de valores, pero las ganancias de capital se verán erosionadas. Por lo tanto, para que el AIT tenga un efecto positivo para el mercado de valores, la Fed debería permitir solo pequeñas subidas por encima del nivel del 2 %.

Tags: