Home > Noticias > Una gráfica financiera extraordinaria en 2020

Una gráfica financiera extraordinaria en 2020

El mundo de las finanzas recordará siempre 2020 como el año de la pandemia: el año que provocó el mercado bajista más rápido de la historia en los mercados de valores de los EE.UU. 

Durante unas cuantas semanas, reinó el pánico en todas partes: desde las acciones a las divisas, la volatilidad se incrementó y la gente empezó a buscar activos de refugio seguros.

Si bien merece la pena recordar el hundimiento del mercado de valores, hay otra gráfica que ha hecho historia en 2020. Por primera vez, el precio del crudo WTI se volvió negativo. Este movimiento fue tan sorprendente que nadie pensaba que podía ser posible. De hecho, ni siquiera la cámara de compensación, responsable de fijar las operaciones de los contratos de futuros, ya que quién puede explicar la vacilación que se siente al anunciar que el precio de una materia prima puede caer por debajo de cero. El anuncio llegó tarde en ese día de operaciones financieras y comerciales y, desde ese momento, desde el momento en que la cámara de compensación dio su bendición, comenzó el caos. El crudo WTI no tocó fondo hasta alcanzar un valor muy por debajo de cero. En concreto, cayó más de los -37 $.

Los precios negativos del crudo

Los precios bajos del petróleo son una pesadilla para un banco central. Desde que el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda introdujo el objetivo de inflación hace unas cuantas décadas, otros bancos centrales del mundo desarrollado adoptaron rápidamente ese modelo. Muy pronto, la mayoría de ellos fijaron el objetivo de inflación alrededor del 2%, su definición de la estabilidad de los precios.

El problema con el petróleo es que es un motor para los precios de otras acciones. Los precios altos de la energía disparan la inflación al alza y viceversa. Imagina por un momento que eres un banco central que se enfrenta a la peor crisis económica desde la guerra mundial o aún peor, ya que la pandemia de la COVID-19 ha afectado a las economías de todo el mundo. La primera respuesta es bajar los tipos de interés al mínimo posible y empezar a comprar bonos del gobierno. Conocido como flexibilización cuantitativa, este programa pretende bajar las condiciones financieras aún más.

Asimismo, se supone que estimula la inflación, por lo que facilita a los bancos centrales el explicar sus medidas frente a los críticos al poner su mandato en primera línea. Solo cuando el precio del petróleo se estableció por debajo de cero, los bancos centrales se dieron cuenta de que estaban ante una situación de jaque mate. Ya tenían los tipos de interés en valores mínimos o incluso bajo cero y estaban llevando a cabo programas de flexibilización cuantitativa, así que los bancos centrales se vieron incapaces de reaccionar.

De hecho, quizá podamos decir que el bajo precio del petróleo en 2020 será una de las principales contribuciones a la hora de tomar decisiones de política monetaria en los próximos años. Bajar los precios del petróleo lleva las expectativas de inflación más a la baja. O bien el modelo se rompe pronto o asistiremos a un cambio en la definición de la estabilidad de los precios por parte de los bancos centrales.

La Fed en los Estados Unidos ha sido la primera en reaccionar. ¿Quién será el siguiente?

Únete a la revolución del Trading Social. Conecta con otros traders, discute estrategias de negociación y usa nuestro CopyTrader patentado
eToro es la plataforma líder de comercio social del mundo, ofreciendo una amplia gama de herramientas para invertir en los mercados de capitales
Mayor número de pares de divisas para el comercio
Abrir mi cuenta