Home > Noticias > Una crisis sin fin para los bancos europeos

Una crisis sin fin para los bancos europeos

25 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

En una reciente entrevista con Agence France-Presse, se le preguntó a Isabel Schnabel, miembro ejecutivo del consejo del BCE, si el banco iba a imitar a la Fed. Hace poco, la Fed cambió su mandato de objetivo de inflación por uno de objetivo de inflación promedio. La pregunta tiene sentido en el contexto de revisión de sus mandatos que el BCE está llevando a cabo.

Obviamente, no pudo dar una respuesta precisa en ese momento. Sin embargo, mencionó que la zona euro es muy diferente en muchos aspectos a los Estados Unidos. Uno de ellos es el sistema financiero, ya que se basa mucho más en los bancos.

Lo que nos lleva al asunto de este artículo. Los bancos europeos siguen teniendo dificultades. Y no solo eso, el sector no solo no se ha recuperado en absoluto desde la gran crisis financiera de 2008-2009 sino que va de mal en peor.

Nuevos mínimos para el sistema bancario europeo

Hablamos de bancos subcapitalizados y de un sistema bancario decrépito y vulnerable. La verdad es que el sistema bancario europeo ha ido pasando de una crisis a otra.

Después del colapso de 2008-2009, la crisis soberana de 2012 empujó de nuevo a los bancos hacia mínimos. Lo que siguió resultó ser solo un rebote en los gráficos de la mayoría de los bancos.

Sin embargo, por otro lado, otras jurisdicciones (como, por ejemplo, los Estados Unidos) lograron hacer frente a la situación. Después del colapso de Lehman Brothers, el sector bancario de los Estados Unidos se fortaleció considerablemente. La capitalización de los bancos iba en aumento a medida que los legisladores imponían normas más estrictas.

Hablando de Lehman Brothers, ese es el gráfico actual del BBVA. El BBVA es uno de los bancos españoles más importantes, pero también tan vulnerable que todo lo que necesita es un pequeño empujón para caer por el precipicio.

Por si la pandemia no fuese suficiente, la actual agitación en Turquía, país en el que el BBVA tiene gran presencia, pesa sobre el precio de las acciones de la compañía. Su ratio precio/valor contable es similar a la que se vio en Bear Stearns antes de su colapso. Esta es la Europa de 2020 y muestra que poco ha cambiado en los últimos quince años.

El BBVA es solo un ejemplo. Todo el sector está en plena lucha. El Deutsche Bank es otro ejemplo. Los legisladores fomentan las fusiones en el sector por la sencilla razón de que está demasiado fragmentado y, de ahí, la dificultad para regularlo.

Después de seis meses de pandemia del coronavirus, todavía no sabemos cuánto durará ni cuáles serán las consecuencias finales. Pero sí sabemos que el mercado no va a tolerar gráficos como el que se muestra arriba.

Concentrémonos en la acción de precios del 2020. El banco ha perdido alrededor de un 60 % de su valor en los últimos nueve meses. Como el estado es incapaz de rescatar a los bancos, ya que el dinero se está usando para ayudar a la población y al empleo, hay que esperar que el sistema bancario europeo tenga grandes dificultades en esta crisis.

No se descartan bajas.