Home > Noticias > Un caso alcista para las acciones europeas

Un caso alcista para las acciones europeas

20 julio, 2020 By Mircea Vasiu

A medida que las elecciones presidenciales de los Estados Unidos del próximo noviembre se acerquen, y también por la época estival, lo más probable es que los mercados financieros tiendan a consolidarse. Con poco o ningún progreso en la lucha contra la COVID-19, los inversores parece que van a tener serias dificultades para extraer rendimiento y buenas oportunidades en términos de riesgo-recompensa durante el futuro próximo.

Si la historia nos ha enseñado algo es que las acciones de Estados Unidos tienden a rendir por debajo de la media poco antes de las elecciones presidenciales. Debido a que los inversores se muestran más reacios a asumir riesgos antes de tan señalada efeméride, la renta variable europea se antoja como la mejor oportunidad dada la dinámica de la zona.

La evolución hawkish en Europa impulsa la inversión en los activos de la zona euro

El mercado de valores europeo ha registrado una fuerte recuperación desde el estallido de la pandemia. Después de caer por debajo del nivel de 8000, el Dax alemán repuntó hasta sobrepasar los 12 000. Actualmente, parece amenazar con romper su nivel más alto desde 2019.

Los recientes acontecimientos en la Unión Europea han sido los principales causantes de este rendimiento por parte del mercado de valores de la eurozona. Aunque ha seguido al alza de los mercados de valores de Estados Unidos, el mercado europeo se ha beneficiado de una reacción conjunta y rápida por parte del BCE europeo y de los diferentes estados de la región. Desde que comenzó la crisis sanitaria, la Unión Europea empezó a enviar fuertes mensajes de integración fiscal, algo que antes no era más que una quimera.

Es más, tras el anuncio de una emisión de deuda conjunta, el mercado de valores europeo y el euro rompieron al alza. En vísperas de las elecciones en Estados Unidos y con los líderes de la UE todavía negociando los flecos del tan ansiado fondo de recuperación, parece que Europa aún tiene más posibilidades de crecer en términos bursátiles.

Según Barclays, los Estados Unidos no han controlado el virus como lo ha hecho Europa. Además, la respuesta política europea muestra un perfil bastante claro, lo que permite a los inversores confiar, pues ven un BCE proactivo y que parece saber lo que hace.

Es poco probable que la cumbre de la UE que se está desarrollando estos días provoque un cambio radical. Siempre y cuando no haya una sorpresa negativa esperándonos, la cumbre establecerá el camino para la puesta en marcha del fondo de recuperación contra la pandemia por valor de 750 000 millones de euros. Se trata de un programa fiscal compacto, primero en su naturaleza, para toda la zona euro.

Mientras tanto, hasta que se celebren las elecciones presidenciales en Estados Unidos, los inversores se enfrentan a un dilema bastante claro: invertir en un mercado que históricamente rinde peor que el promedio antes de las elecciones presidenciales o arriesgarse con el mercado europeo en un momento en el que los líderes de la Unión Europea todavía discuten cómo alcanzar una solución de los fondos de recuperación que satisfaga a todos los estados involucrados.

Como siempre en este mundo, no existen operaciones sin riesgo, pero, por una vez, el mercado bursátil parece contundentemente atractivo.