Home > Noticias > Todas las miradas puestas en la Casa Blanca

Todas las miradas puestas en la Casa Blanca

5 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

La semana entrante estará marcada por lo que suceda con la salud del presidente de los Estados Unidos (POTUS) y las negociaciones para una nueva ronda de estímulos. Después de que el informe NFP del pasado viernes mostrase una caída por debajo del 8 % de la tasa de desempleo, el centro de atención económico se centra en la batalla por la Casa Blanca.

Comienzo lento de la semana financiera

La semana ha empezado de forma lenta. El mercado sigue de cerca cualquier noticia relacionada con la salud del presidente. Hasta ahora, el mercado de valores se va manteniendo bastante bien y la noticia de que tanto el presidente como la primera dama están infectados con COVID-19 no ha provocado una reacción de riesgo como muchos habían pensado. ¿Estamos ante un mercado maduro o uno que no sabe qué hacer ante una noticia de esas características?

Más tarde, en la sesión estadounidense, conoceremos el Índice de Gestores de Compras (PMI, por sus siglas en inglés) del ISM no manufacturero. Se espera que el sector servicios de los Estados Unidos se haya expandido más y que la publicación arroje una cifra del 56.3. Normalmente, el ISM no manufacturero se observa muy de cerca, ya que se publica antes del informe del NFP. Los operadores están a la espera de la publicación y comprueban el componente de empleo para hacerse una idea de lo que mostrará el informe NFP. Sin embargo, en esta ocasión, se publica un día después (a nivel de operaciones financieras y comerciales) por lo que existe la posibilidad de que no sea muy importante.

El Banco de la Reserva de Australia (RBA, por sus siglas en inglés) fija esta semana el tipo de efectivo, como hace siempre el primer martes de cada mes (con excepción de enero). El AUD sigue siendo una de las monedas más fuertes en los tableros del FX, ya que se apoya en los altos precios de las materias primas y en una fuerte recuperación económica en China. Según esa decisión del martes, el RBA es probable que no cambie nada en su política monetaria.

De hecho, todos los eventos económicos de esta semana tienen carácter secundario a pesar de los discursos de Lagarde en representación del BCE e incluso de los datos de empleo canadienses que se conocerán el viernes. Las próximas elecciones, a menos de un mes, acapararán todos los titulares, ya que hay mucha incertidumbre.

¿Podrá Trump seguir haciendo campaña? ¿Ya es Biden el ganador? ¿Se pueden posponer las elecciones en caso de que uno de los candidatos enferme? Estas son las preguntas que están en la mente de los participantes en el mercado y cuanto antes tengamos una respuesta, mejor.

Hasta entonces, nadie quiere correr riesgos y las posiciones en las operaciones se reducen al mínimo. Hay que esperar, pues, una semana lenta en cuanto a operaciones y una consolidación en largo en la mayoría de los mercados.