Home > Noticias > Tipos de interés negativos: ¿Bueno o malo para la economía?

Tipos de interés negativos: ¿Bueno o malo para la economía?

11 junio, 2020 By Mircea Vasiu

El Banco Nacional Suizo (SNB, por sus siglas en inglés) publicará hoy el Informe de Estabilidad Financiera en el que se evalúan las condiciones del sistema financiero, así como los potenciales riesgos para la estabilidad económica. Debido a que este es uno de los bancos que acostumbra a aplicar una política de tipos de interés negativos, muchos inversores centran gran parte de sus pensamientos en él. Pero ¿qué es mejor para la economía? ¿Los tipos de interés negativos o los tipos de interés positivos?

Hechos y mitos sobre los tipos de interés negativos

Algunos afirman que para que los tipos de interés negativo funcionen se necesita un escenario económico particular. Dicho de otro modo, una política monetaria basada en tipos de interés negativos solo puede funcionar en determinadas partes del mundo.

Suecia es un ejemplo de ello, pues abandonó la política de tipos de interés negativos porque creía que tal movimiento iba a ser mejor para su política monetaria. Sin embargo, gran parte depende de cómo define uno los tipos de interés negativos.

Por ejemplo, el Banco Central Europeo (BCE) mantiene los tipos a la facilidad de depósito por debajo de cero, exactamente en -0.5 %. Sin embargo, este es solo uno de los tres tipos de interés involucrados en las políticas del BCE. Los otros dos son los tipos de interés de referencia y el tipo de interés de la facilidad marginal de préstamo, que son positivos. Por lo tanto, se puede defender que el BCE está inmerso en una política monetaria con tipos de interés parcialmente negativos, así como que cualquier conclusión que se extraiga del modo en que las economías de la zona euro se desempeñan en el ínterin no debe ser extrapolada.

El SNB, sin embargo, mantiene los tipos de interés a nivel global en -0.75 %. Lo curioso aquí es que los economistas, como algunos bancos centrales, coinciden en que ir más allá crearía una situación en la que los depositantes solo guardarían el efectivo. Tal vez esta sea la razón por la cual el SNB no baja aún más los tipos de interés. Aunque no lo sabemos con certeza, ya que dicha bajada nunca se ha dado. Y es que, ¿por qué no bajar el global a -5 % o más?

El verdadero problema de los tipos de interés (no solo negativos, sino también positivos) es que, tarde o temprano, afectan a todo el espectro de la curva de rendimiento. Además, producen un notorio impacto sobre determinados segmentos de la población. Por ejemplo, los ahorradores y los pensionistas (que viven con ingresos fijos) pueden ver los tipos de interés negativo como una carga. Sin embargo, el objetivo de un banco central es el de establecer un tipo de interés válido y efectivo para el conjunto de su economía.

Parece que no hay ningún límite que los bancos centrales no prueben para comprobar, al menos, los efectos de sus medidas. En un principio, la creencia general era que los programas de flexibilización cuantitativa solo crearían inflación. Es falso.

¿No sería por tanto más ventajoso para los inversores el mantener una mente abierta sobre potenciales tipos de interés negativos?