Home > Noticias > Tendencias para 2021

Tendencias para 2021

2020 aún no ha terminado, pero ha sido un año sin igual. La pandemia ha provocado pérdidas económicas masivas, por no mencionar las vidas que se han perdido en todo el planeta. Una verdadera tragedia. 

A los ojos de muchos, el año bursátil termina en noviembre, por lo que quedan solo unos pocos días y la atención de los inversores se centra en dos aspectos. Uno es preservar lo que se ha hecho hasta ahora. Por norma general, diciembre es un mes en el que las operaciones descienden de forma significativa.

No se trata de que los operadores ya no estén activos, pero nadie quiere arriesgarse como, digamos, en mayo. La razón para eso es que, con frecuencia, el mercado invierte mucho dinero en consolidaciones y nadie quiere quedarse atrapado en una determinada posición durante la temporada navideña.

Otra cosa que sucede en este momento del año es la preparación para el que viene. ¿Qué tendencias nos esperan? ¿Ha cambiado algo en este año que está a punto de terminar que pueda tener efectos en el año que viene?

Qué debemos tener en cuenta en 2021

Debemos comenzar con la inflación, ya que ha estado en la mente de todo el mundo durante todo el año. Tanto los bancos centrales como los gobiernos se comprometieron con políticas de flexibilización monetaria y fiscalmente hablando. Sin embargo, los efectos de esas políticas tardan en reflejarse en la economía real, a veces varios meses e incluso más. Por eso, uno de los principales temas que habrá que vigilar el año que viene es la inflación y las expectativas en relación a ella.

Si bien la impresión de dinero indica que la inflación está ya en el horizonte, puede que este no sea el caso en los próximos doce meses. Cuanto más dure la pandemia, más tiempo permanecerá la inflación en niveles bajos. Así pues, hay bastantes posibilidades de que el año que viene la desinflación o incluso una deflación acentuada sean lo habitual.

El teletrabajo ha venido para quedarse. Aún con el fin de la pandemia a la vista, tanto los empleados como los empleadores han comprobado los beneficios del trabajo a distancia: los empleadores se ahorran el alquiler de una oficina y, los empleados, el tiempo y los costos relacionados con el desplazamiento hasta el lugar de trabajo.

Como consecuencia, es probable que la educación a distancia también crezca. En concreto, la autoformación o la educación permanente. La pandemia ha destapado cualidades de los empleados que antes no se apreciaban suficientemente. Pensemos en la empatía, una fuerza de trabajo que se adapta, la capacidad de motivar a otros y el rendimiento en un entorno virtual.

Es posible que prevalezca la regionalización. Si bien la globalización no desaparecerá, se contraerá algo más. Como resultado, el actuar de forma «local» en vez de «global» lo va a cambiar todo tanto para las pequeñas como para las grandes empresas.

El papel del estado crecerá dentro del país mientras que la influencia internacional de cada uno de ellos disminuirá. También, veremos cómo los acuerdos comerciales a nivel regional dominarán sobre los internacionales. La creación hace poco del RCEP en Asia (Regional Comprehensive Economic Partnership) es la más reciente señal del aislacionismo regional.

En conjunto, la salida de la pandemia no significa un regreso a lo normal. La nueva normalidad puede que parezca segura en términos de tranquilidad para viajar y encontrarse con otras personas. Sin embargo, la nueva normalidad económica no se parecerá, al menos a corto plazo, a las condiciones existentes antes de la crisis.

Registrese hoy para nuestro boletín exclusivo!

E-mails personalizados

¡Sin SPAM!

Alt coin news

desuscribirse en cualquier momento

Una vez registrado, puede que recibas nuestras ofertas especiales vía correo electrónico. En ningún caso venderemos o compartiremos tu información con terceros de ninguna clase. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad aquí.