Home > Noticias > SP500: ¿Posicionamiento a largo plazo o especulación excesiva?

SP500: ¿Posicionamiento a largo plazo o especulación excesiva?

3 junio, 2020 By Mircea Vasiu

A pesar de las manifestaciones y protestas en los Estados Unidos (más de 300 ciudades), la recuperación del S&P500 continúa, lo que lleva a muchos a entrar en el mercado con niveles de valoración que se considerarían absurdos en tiempos normales. Sin embargo, se percibe que el sentimiento del mercado es el de un posicionamiento a largo plazo y no el de los movimientos fuertemente especulativos que muchos temen. Dicho de otro modo, todavía hay margen para más alzas, una mayor desconexión de la realidad, como les gusta decir a los perma-bears (bajistas o pesimistas permanentes).

Con la economía en su momento más débil de los últimos noventa años, el S&P500 está de nuevo en proceso de consolidarse alrededor de los 3000 puntos.

Especulación excesiva en tiempos de recesión

Un examen más detallado del gráfico anterior muestra cómo actuaron los fondos especulativos en las pasadas recesiones. Además, revela lo que sucedía con el S&P500 una vez que el indicador de especulación alcanzaba valores inferiores a -1. Cada vez que bajaba por debajo de -1, el mercado bursátil presionaba para alcanzar nuevos máximos históricos, lo que indica que se buscaba un posicionamiento a largo plazo alrededor del nivel.

A juzgar por esta métrica y teniendo en cuenta la divergencia entre el indicador de especulación y el S&P500 en los últimos meses, el foco de atención de los inversores se centra ahora en el momento en que el indicador alcance el -1. En ese punto, el posicionamiento a largo plazo puede que ya esté en marcha y se dé un flujo de sensible influencia en el índice.

Para algunos, las estrategias podrían suponer un enfoque en dos etapas. En primer lugar, esperar que el índice de especulación alcance el 1 negativo. En segundo lugar, esperar que repunte por encima de ese nivel. Históricamente, siempre que ha sucedido eso, el S&P500 ha alcanzado máximos históricos.

Por supuesto, esto es solo especulación. Ninguna crisis es igual a otra y se necesitan soluciones diferentes para cada ocasión. Sin embargo, el ciclo comercial siempre ha sido el mismo.

Auges y caídas han dominado el mercado de valores a través del tiempo, con períodos intermedios de crecimiento tranquilo. Según la teoría del ciclo comercial, después de un pico en el mercado, sigue un período de contracción.

Las contracciones a largo plazo llevan a la recesión y las recesiones agudas, a su vez, a las depresiones. Solo cuando no hay esperanza y los inversores se rinden, el ciclo comercial toca fondo y a partir de ahí se inicia la recuperación.

Puede que, en esta ocasión, tanto los alcistas como los bajistas argumenten que ahora es diferente. De hecho, se parece más a la depresión de 1930 que a una recesión como la de 2008-2009. No obstante, una de las mejores formas de mantener un punto de vista objetivo sobre las condiciones económicas es utilizar la misma métrica para los diversos tipos de auges y caídas de la economía.

El indicador de especulación es una de esas medidas y muestra que, incluso con los valores actuales, son posibles más acciones en un futuro inmediato.