Home > Noticias > Señales de recuperación económica en la eurozona

Señales de recuperación económica en la eurozona

17 junio, 2020 By Mircea Vasiu

La economía de la eurozona se reabrió en el mes de mayo después de casi dos meses de cierre total en Italia y España, así como uno parcial en el norte del continente.

Tras ello, ya han aparecido signos de mejora económica en los gráficos. Es momento de que los economistas y operadores se aprovechen al máximo de los nuevos datos.

Aumento de la movilidad y expectativas comerciales

Antes que nada, ninguna economía puede recuperarse si cierra. Uno de los pilares de la Unión Europea es la libre circulación de la mano de obra y el capital. Esto no fue posible durante el cierre económico y fronterizo provocado por la COVID-19.

Ahora que la situación se revierte en aras de la nueva normalidad, Europa ya se prepara para el verano. El verano en el viejo continente significa vacaciones, pero vivimos tiempos extraños para la forma de abordar la acogida de turistas (España, Italia, Grecia o Malta), así como para aquellos que más se desplazan (Alemania, Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Finlandia y Austria, entre otros).

El nuevo escenario una vez superada en gran parte la primera ola de infecciones es muy posible que difiera en gran medida de lo que habíamos vivido hasta ahora. Los viajes y la forma de comerciar no van a ser iguales mientras el virus esté presente, por lo que se espera que las cifras económicas decepcionen en comparación con los niveles que se manejaban antes de la crisis.

Pero los primeros signos de recuperación económica ya han aparecido. En algunos casos, los niveles de optimismo han sorprendido a muchos. Por ejemplo, el Índice ZEW de confianza inversora alemán ha subido 12.4 puntos respecto al mes anterior. Ha llegado a 63.4 puntos en junio, el nivel más alto alcanzado desde el primer trimestre de 2006.

Las tendencias de movilidad, tanto para el comercio minorista como para el recreacional, ha comenzado a invertir la tendencia descendente, que parecía haber tocado fondo en marzo y abril. España, Alemania, Italia y Francia, todos ellos, han registrado un aumento en las tendencias de movilidad, una señal de que la gente ha empezado a salir nuevamente a la calle, así como de que las empresas están volviendo a atender clientes. Incluso el recorrido de camiones alemanes se ha recuperado sustancialmente de los bajos niveles mostrados durante el cierre.

En lo referente a Alemania, el gobierno ha sido y es uno de los más proactivos del mundo. Abrió el grifo del gasto como nunca antes, algo que dejó asombrado a la gran mayoría de sus vecinos europeos. Pero esto no ha sido más que el cumplimiento con la línea marcada por el FMI, que desde el inicio de la crisis no ha hecho más que pedir a los gobiernos que hagan y gasten tanto como sea posible, al menos, hasta que la pandemia se controle o termine.

Todavía estamos lejos del rendimiento visto antes de la crisis sanitaria. Pese a que el crecimiento de las economías para la segunda parte del año es posible, se pide cautela.

De todas formas, cuando has tocado fondo, la única salida posible es levantarse. Y este es el sentimiento que tiene Europa y, probablemente, el resto del mundo desarrollado.