Home > Noticias > Se espera una inflación irregular para los meses venideros

Se espera una inflación irregular para los meses venideros

17 noviembre, 2020 By Mircea Vasiu

¿Conseguirá la Fed crear expectaciones de mayor inflación para el futuro próximo?

El pasado jueves, se publicó el Índice de Precios del Consumidor (IPC) de los Estados Unidos. Mostró un nuevo descenso hasta un 0 % mensual desde el anterior 0.2 % y con una expectativas del 0.1 %. La inflación subyacente, que no tiene en cuenta los precios energéticos ni tampoco los relacionados con el sector alimenticio, mostró un rendimiento similar.

Si tenemos en cuenta que la Reserva Federal está centrada en la inflación y que acaba de cambiar su política durante la pandemia para lograr un objetivo de inflación promedio, tal resistencia hace que uno se pregunte qué está pasando. ¿Se centrará la Reserva Federal únicamente en la lucha contra la pandemia para lidiar con la inflación más adelante?

Por otro lado, algunos inversores, como el mítico Stanley Druckenmiller, han comparecido en público en diversas ocasiones para afirmar que temen una inflación mucho más alta en los Estados Unidos para los próximos cinco o seis años. Si bien puede ser cierto, de momento no es visible.

IPC de Estados Unidos. Fuente: Oxford Economics

Desinflación para 2021

Nadie dice en realidad que una mayor inflación vaya a ser la realidad para el futuro próximo. Sin embargo, los traders e inversores deben entender que existen diferentes tipos de inflación.

Por ejemplo, todo el mundo ha oído hablar de la hiperinflación. Esto ocurre en Venezuela, Zimbabue, Argentina y Turquía (sus divisas pierden rápidamente su valor).

La desinflación hace referencia a una disminución de la tasa de inflación. Sin embargo, sigue mostrando precios inflacionarios aunque la tasa se mueva de una inflación más alta a una más baja. Por ejemplo, el paso de una inflación del 6 % al 4 % se considera desinflación.

Por otro lado, cuando la inflación cae por debajo de cero, se produce la deflación. De las tres, esta es la más difícil de combatir con las herramientas de política monetaria tradicionales. Además, como hemos visto en los últimos años, también es difícil de combatir con las herramientas de política monetaria menos ortodoxas (por ejemplo, la flexibilización cuantitativa).

Un estudio llevado a cabo por Oxford Economics señala que la desinflación será la base de 2021. Más precisamente, mientras se espera que la inflación general se eleve por encima del 2.5 % en la primera mitad del año, se cree que esta bajará hasta el 1.5 % en la segunda mitad.

Sin embargo, tales escenarios son complicados de vaticinar con precisión. La inflación, como ya hemos visto muchas veces, depende de una gran cantidad de variables. El precio del petróleo, por ejemplo, es uno de ellas, pero también lo son la velocidad del dinero o la predisposición de los consumidores a gastar.

Con todo, los futuros niveles de inflación dependerán de cómo evolucione la pandemia. Por ahora, los niveles de inflación más altos se verán solo si y cuando el mundo sea capaz de controlar la pandemia. Hasta ese momento, es más probable la tendencia hacia cero o incluso por debajo de esta cifra.