Home > Noticias > Se aproxima una mayor inflación: ¿Qué se puede hacer al respecto?

Se aproxima una mayor inflación: ¿Qué se puede hacer al respecto?

La inflación hace referencia a la variación de los precios de los bienes y servicios durante un periodo de tiempo determinado. Con un seguimiento mensual y anual, se torna en el indicador perfecto para medir gran parte de las futuras decisiones de política monetaria de los bancos centrales.

Existen muchos tipos de inflación. En función de la dirección que tomen los cambios en el precio (hacia arriba o hacia abajo) y de la rapidez con que se den, podemos hablar de deflación, desinflación o hiperinflación.

Existe un consenso bastante extendido entre economistas y bancos centrales respecto a que ciertos niveles de inflación (por ejemplo, precios más altos) ayudan al crecimiento económico. Estos niveles de inflación son el objetivo básico de todo banco central y sus mandatarios. Sin embargo, la inflación moderada es sostenible, la excesiva, en absoluto.

Las expectaciones de inflación aumentan en los Estados Unidos

Las decisiones sobre política monetaria y fiscal a nivel mundial están destinadas a crear inflación. La única duda que queda es la siguiente: ¿Cuánto subirán los precios y a qué ritmo?

Ayer, el precio del petróleo superó los 60 $ por barril. Se trata de un suceso asombroso si se tiene en cuenta que, hace tan solo once meses, los contratos de futuros sobre el precio del petróleo presentaron guarismos negativos (- 40 $).

Aunque el rebote del precio del petróleo para situarse nuevamente en terreno positivo fue bienvenido, lo que siguió a ello ha sido una historia muy diferente. Y es que sí, el precio del petróleo no se ha detenido en su subida hasta romper la barrera de los 60 $. ¿Y qué pasa si sube todavía más?

Como regla general, cuando el precio del petróleo sube, la inflación hace lo propio. O bien un fuerte descenso del precio del petróleo conduce a la desinflación (es decir, a la caída de la inflación, pero en positivo) o incluso a la deflación (es decir, la inflación cae por debajo de cero). Si un banco central tuviera que elegir entre la deflación y una mayor inflación, siempre elegiría lo segundo. Por tanto, el riesgo durante la pandemia es que los bancos centrales y los gobiernos no hagan lo suficiente para ello. En otras palabras, el estado de ánimo en un momento así es el de no preocuparse por la inflación y, en caso de que llegue, ya habrá tiempo para organizarse al respecto.

El gráfico anterior refleja cómo los bancos centrales pueden crear inflación. Después de marzo/abril de 2020, los programas QE (flexibilización cuantitativa) y las medidas fiscales han tenido el mismo efecto: incrementar las expectativas de inflación. Si los participantes en el mercado creen que los precios subirán, el aumento de la inflación se convierte en una profecía autocumplida (que justifica la reciente subida del precio del petróleo).

¿Qué pueden hacer los inversores y operadores? Las clásicas coberturas contra la inflación deberían servir: comprar oro, bienes inmuebles y materias primas en general.

Únete a la revolución del Trading Social. Conecta con otros traders, discute estrategias de negociación y usa nuestro CopyTrader patentado
eToro es la plataforma líder de comercio social del mundo, ofreciendo una amplia gama de herramientas para invertir en los mercados de capitales
Mayor número de pares de divisas para el comercio
Abrir mi cuenta