Home > Noticias > Ruptura a la baja del dólar estadounidense

Ruptura a la baja del dólar estadounidense

22 julio, 2020 By Mircea Vasiu

El dólar estadounidense (USD) ha comenzado mal la semana. De hecho, desde que la Fed abrió las líneas de swap para proporcionar liquidez al sistema financiero a principios de abril, el USD ha caído en todos los tableros.

En particular, la pandemia ha supuesto una mayor apreciación de otras monedas de reserva distintas al dólar estadounidense. Por ejemplo, los pares AUD/USD, GBP/USD y EUR/USD: todos ellos subieron varias cifras desde los mínimos de marzo. Igualmente, los pares USD/CAD, USD/CHF o USD/JPY han tenido serias dificultades para cotizar con valores decentes.

Así pues, ¿hacia dónde se dirige el dólar? Esta semana ha empezado de la misma forma en que terminó la anterior, con un USD que se va diluyendo a la baja. Algunas voces ya hablan de la caída del USD, especialmente si tenemos en cuenta que materias primas como el oro y la plata se están recuperando.

¿Hacia dónde se dirige el dólar?

El USD se enfrenta a varios factores en contra y esa es la razón de que todo el mundo hable de su próxima caída. En primer lugar, el Índice del Dólar (DXY, por sus siglas en inglés) parece haber alcanzado el nivel 100. Además, después de tres intentos de romper al alza, actualmente está iniciando la línea ascendente como se ve en el gráfico superior. Pero si la tendencia de la línea se rompe, el DXY adoptará un patrón triple top, un patrón de reversión con un movimiento medido que señala a niveles mucho más bajos.

Sin embargo, detrás de este simple análisis técnico y las interpretaciones del indicador, siempre están los grandes observadores. En concreto, los bancos centrales suelen intervenir para manipular sus monedas. No solo lo hace la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) cuando se trata del USD, sino que lo hacen también todos los bancos centrales del mundo, ya que la mayor parte de la deuda está en dólares estadounidenses.

Un estudio llevado a cabo por el Fondo Monetario Internacional (FMI) junto con el Banco Mundial y el Sovereign Wealth Fund Institute ha revelado que importantes centros financieros estaban envueltos en la manipulación de las divisas durante los dos años del estudio (2017 – 2019). Suiza, en particular, desempeñó y sigue desempeñando un importante papel en este sentido.

Los datos publicados por el Banco Nacional Suizo este año ponen de manifiesto que dicho banco compró grandes cantidades de dólares estadounidenses, euros y otras monedas de reserva entre marzo y mayo de este año. Todavía no disponemos de datos posteriores. Pero los países con grandes excedentes financieros como el SNB deberían comprar monedas más débiles para no desviar la apreciación de la moneda hacia países con déficit comercial. No obstante, el SNB ha hecho exactamente lo contrario.

Lo dicho nos sugiere que el USD puede ser solo un intermediario, la contraparte en el intercambio de flujos de unos países a otros. La pandemia de la COVID-19 ha provocado que cada país actúe según sus propios intereses y ha cambiado la forma en que se mueven los mercados financieros.

No debería ser una sorpresa descubrir más adelante a lo largo del año que el patrón triple top que se ve ahora en el DXY es, en realidad, la base horizontal de un triángulo ascendente, un patrón de continuidad que señala a los valores máximos y no a los mínimos.

Después de todo, los operadores técnicos tienen un dicho: los patrones triple top muy raramente se mantienen.