Home > Noticias > Rumores, ¿o algo más?, en la UE

Rumores, ¿o algo más?, en la UE

11 abril, 2011 By Equipo de EFXTO

image

En contra de lo previsto, Grecia no podrá recurrir a los mercados financieros en 2012 para financiar su propia deuda.  Esto es lo que se comenta de forma creciente entre un grupo cada vez más numeroso de ministros de finanzas de la Zona euro.  Algo de lo que Trichet no quiere oír hablar.

Mientras el “Süddeutsche Zeitung” hacía referencia durante la pasada semana a “los rumores que se comentan por lo bajo en la UE”, otros diarios como el “Financial Times Deutschland” o “Der Spiegel” profundizaron este último fin de semana en la desconfianza creciente de los mercados internacionales hacia el país heleno. 

Según “Der Spiegel”, entre muchos ministros de finanzas se está extendiendo la impresión de que Grecia no podrá cumplir con sus objetivos fiscales, lo que la llevará a regresar a los mercados internacionales para buscar una nueva financiación.  Sin ir más lejos, el pasado 5 de abril Grecia se vio obligada a pagar un 12,7% por sus bonos a 10 años, el doble de lo que Grecia paga por los créditos concedidos por UE y FMI.

El debate público sobre una posible reestructuración está siendo un debate tabú que se enfrenta a una alta oposición en el seno de la Unión Europea, oposición liderada por Trichet que teme que una posible reestructuración dañe la, ya de por sí, débil confianza en la zona euro y dañe especialmente a aquellos bancos que mantienen deuda griega.  Según “Der Spiegel”, el mismo Olli Rehn, comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, habría dicho la semana pasada que cualquier posibilidad de una reestructuración de la deuda griega debería ser tratada en privado y no públicamente.  Reconoció asimismo, que esta posibilidad tiene visos de ocurrir en algún momento de 2012.

El problema, para “Financial Times Deutschland”, es que la Unión Europea no dispone todavía de un procedimiento de reestructuración, lo que obligaría a Grecia a negociar en solitario y depender de la “buena voluntad” de bancos, aseguradoras y acreedores.

Tags: