Home > Noticias > Rápido vistazo a las inversiones de Buffett en Japón

Rápido vistazo a las inversiones de Buffett en Japón

16 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

El reciente anuncio de Warren Buffett de participar en cinco corporaciones japonesas ha cogido a muchos por sorpresa. Hasta entonces, se pensaba que Berkshire se movía de una forma terriblemente lenta durante la pandemia, con poca o ninguna reacción a las oportunidades que se veían en el mercado de valores.

Sin embargo, Berkshire ha hecho lo que mejor sabe hacer: invertir. El cambio a inversiones fuera de los Estados Unidos, en concreto a Japón, es solo otra forma de obtener beneficios gracias a la diversificación. Por una parte, Buffett ha reducido la exposición al USD, la moneda de reserva mundial. Por otra, al añadir valores internacionales a su cartera de valores, conocidos por tener una baja correlación con los valores nacionales, Buffett añade valor a dicha cartera.

Y además, los precios que ha pagado por su participación le dan derecho a voto. Por último, Buffett habría comenzado a comprar participaciones en las cinco corporaciones bastante antes de que la pandemia golpease el mundo occidental. Esto demuestra, una vez más, que uno no debe apresurarse a la hora de hacer inversiones.

¿Por qué exactamente Buffett ha estado de acuerdo con las inversiones japonesas?

Además de las razones que ya hemos explicado, Buffett ha optado por una inversión de valor con un gran descuento en comparación con las valoraciones en los Estados Unidos. De hecho, la adquisición de 5 mil millones de dólares de Berkshire ha sido más de un 30 % más barata que la valoración del TOPIX. Además, sobre una base precio/valor contable, las inversiones japonesas se han hecho con un descuento del 79 %.

Más aún, las cinco participaciones compradas ofrecen un rendimiento de dividendos tres veces mayor que las empresas del S&P500 o dos veces el valor en el índice TOPIX.

Por último, pero no por ello menos importante, las cinco corporaciones (Sumitomo, Mitsui, Mitsubishi, Marubeni, Itochu) tienen un nivel promedio de deuda del 54 % y operan unas ocho veces su EBITDA (por sus siglas en inglés, Earnings before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization), es decir, el indicador financiero que muestra el beneficio bruto calculado antes de la deducibilidad de los gastos financieros. Si bien parece que esta es una apuesta apalancada, no ha habido quiebras corporativas en Japón en las últimas dos décadas y el alto rendimiento de los dividendos justifica el análisis de la inversión de valor.

Una vez más, Buffett ha hecho lo que mejor sabe hacer: encontrar empresas en las que merezca la pena invertir mediante el enfoque de inversión de valor. Además, la logrado diversificar la cartera de Berkshire en un momento en que las valoraciones en los Estados Unidos están por las nubes.

Una mirada más cercana al comportamiento del precio de las acciones de Berkshire en 2020 revela que está por detrás en cuanto a otros valores tecnológicos. Por ejemplo, Tesla ha subido con fuerza este año. Así pues, elegir invertir en Berkshire es solo para aquellos que comparten los mismos valores que Buffett: escasez, durabilidad e inversiones a largo plazo.

Tags: