Home > Noticias > ¿Qué sucede con Bitcoin?

¿Qué sucede con Bitcoin?

11 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

El mercado cripto parece haber resucitado en los últimos días. Para ser más concretos, las diez criptodivisas con mayor presencia por capitalización de mercado han roto al alza tras meses de consolidación.

Bitcoin había estado hasta ahora rindiendo en gran correlación con el mercado de valores de EE. UU., así como bajo el influjo de la búsqueda inicial de seguridad. Tras el halving a mediados de marzo de este año, el BTC pasó de 10 000 a 4000 en apenas un par de días. Sin embargo, no ha tardado mucho en recuperarse, e incluso superarse, para llegar a los 11 000. ¡Vaya ascenso!

Sin embargo, la subida del Bitcoin ha sido superada por otras criptomonedas. Por ejemplo, Ethereum la ha superado en un marco temporal similar. Incluso algunas shitcoins han experimentado repuntes impresionantes en este 2020. Por shitcoins, el mercado hace referencia a cualquiera de las criptodivisas alternativas a los diez principales activos de este sector en términos de capitalización de mercado.

Las entidades inversoras de Estados Unidos centran su atención en el mercado de las criptodivisas

Además de Bitcoin, existen más de 6000 criptodivisas diferentes. Es un número impresionante para cualquier inversor, y que dice mucho de la fiebre que se vive en relación a las monedas digitales.

Hasta ahora, el año 2020 ha supuesto no solo un renovado interés en las mayores criptodivisas por capitalización de mercado, sino también el auge de las shitcoins. Estamos ante una inminente ruptura en el volumen de operaciones no vista desde 2017, y todo hace creer que los niveles a los que se dirige son aún más altos. ¿Es esto una amenaza para el dominio de Bitcoin? ¿O es solo otra burbuja más que acabará por estallar?

El renovado interés por la criptoeconomía se produjo una vez los bancos de inversión de Estados Unidos revelaron que sus inversores institucionales estaban con ganas de invertir en activos alternativos distintos a los clásicos (es decir, oro, plata y otras materias primas). Goldman Sachs, por ejemplo, acaba de anunciar que está buscando una alternativa a la solución de la cadena de bloques y planea lanzar su propia moneda digital.

Con el tiempo, muy pocas shitcoins sobrevivirán. Su ascenso y descenso sigue el patrón clásico: se mueven en correlación directa con las grandes criptodivisas por capitalización de mercado. En otras palabras: cuando Bitcoin, Ethereum o Ripple suben, los inversores buscan la siguiente oportunidad de oro al revisar cada shitcoin con la esperanza de un rendimiento mayor. Lo contrario también es cierto: las shitcoins pierden fuerza cuando las opciones principales sufren correcciones.

Lo que sorprende es que el renovado interés de los bancos de inversión de Estados Unidos no se enfoca exactamente en Bitcoin, sino en la búsqueda de una solución alternativa. Si esto es solo un rumor o no, es difícil de determinar. Hasta ahora, los flujos de Bitcoin dominan el universo de las criptomonedas: el BTC sigue siendo la primera opción para los inversores que buscan ganar exposición en el mercado de activos digitales.