Home > Noticias > ¿Qué pasa con Bitcoin?

¿Qué pasa con Bitcoin?

13 mayo, 2020 By Equipo de EFXTO

Desde su introducción, hace unos años, el bitcoin ha dado lugar a una revolución como no se había visto jamás. Incluso sus más acérrimos defensores no habían previsto la impresionante subida del bitcoin frente al dólar estadounidense, ya que alcanzó un valor de casi 20 000 $ en diciembre de 2017, a partir, literalmente, de cero.

La popularidad y la fama del bitcoin ha llevado a la expansión de la industria de las criptodivisas hasta límites insospechados. Han surgido de la nada miles de nuevas monedas y cada una de ellas prometía ser el nuevo bitcoin. No lo han sido.

Bitcoin e inversión

Como en la vida, no hay nada libre de riesgos. Incluso el programa de gestión de riesgos más inteligente no está libre de perderlo todo. La gestión de riesgos, por otra parte, se ocupa del proceso de definir qué es el riesgo y encontrar el vehículo que mejor se adapte a las tesis de la inversión.

En el mundo financiero, cuando se compra riesgo, los inversores se refieren principalmente a las acciones. Por lo demás, la inversión tradicional «libre de riesgo» es la de bonos del Tesoro a 10 años de la Reserva Federal. Así que, riesgo equivale a acciones; cero riesgo, equivale a bonos. ¿Dónde encaja Bitcoin?

Bitcoin atrae a inversores y especuladores debido a sus amplias fluctuaciones. La posibilidad de ganar un 30 % o más sobre su inversión en un solo día resulta muy atractiva para mucha gente.

Sin embargo, esa misma fluctuación puede ir en contra de una inversión. Pero los titulares (es decir, la gente que compra bitcoins con la intención de mantenerlos a largo plazo) solo ven el lado positivo. Se lo plantean, inicialmente, como algo duradero y después realizan pequeñas retiradas siempre con la mente en su objetivo a largo plazo. Son creyentes.

En el mundo de las inversiones, algo ha cambiado últimamente en relación con Bitcoin. Hasta la crisis del coronavirus, se consideraba como el «oro digital»: un activo seguro que los inversores compraban con fines de diversificación.

No obstante, Bitcoin, por lo menos hasta lo que llevamos de 2020, ha funcionado en estrecha relación con el mercado de valores de los Estados Unidos. Refleja una tesis de inversión de riesgo y no riesgo como cuando los inversores deciden comprar y vender las acciones.

La semana pasada, Paul Tudor Jones apoyó a Bitcoin. El famoso inversor reveló que tiene entre el 1 y el 2 % de sus activos en Bitcoin, lo que ha despertado la imaginación de los titulares de tan popular criptodivisa. Después de todo, un aval como este puede significar que, por una vez, los inversores institucionales aceptan que Bitcoin está aquí para quedarse como otra forma de diversificar la cartera de valores.

Si eso es así o no, ya se verá. Sin embargo, si Bitcoin no puede romper la correlación con el mercado de valores, seguirá siendo solo un vehículo que va tras los pasos de la acción subyacente.