Home > Noticias > ¿Qué ocurre con el oro?

¿Qué ocurre con el oro?

1 julio, 2020 By Mircea Vasiu

Más allá de que el oro (XAU/USD) parece listo para superar los 1800 dólares (actualmente se negocia a 1781), los inversores se han visto sorprendidos en los últimos tiempos por una serie de noticias extrañas en torno a tan preciado metal. Reconocido por ser un valor refugio y con un papel crucial en cualquier cartera de valores, el oro es muy apreciado, sobre todo en aquellos países en los que la población ha perdido la confianza en los responsables de la política monetaria.

Pero algo raro ocurrió el mes pasado, lo que ha llevado a muchos a cuestionar la razón del movimiento. Durante tres meses consecutivos (más o menos desde el inicio de la crisis del coronavirus), Suiza ha entregado más de 220 toneladas de oro a los Estados Unidos. Entonces, surge la pregunta: ¿Por qué tanta urgencia? Y es que este suceso repentino cambia una tendencia de casi una década.

¿Quién está comprando oro y por qué lo hace?

El oro es la única forma de dinero que ha sobrevivido durante milenios. Durante mucho tiempo, fue un medio de intercambio y, hasta los cambios conocidos como «Nixon Shock» de 1971, fue el responsable principal de la estabilidad de los precios internacionales, ya que el mundo podía cambiar dinero fiduciario por oro en el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. Cuando el respaldo del oro acabó, el dinero fiduciario comenzó a fluir con total libertad.

¿Pero qué ha ocurrido con el precio del oro? ¿Quién lo está comprando y cuál es la razón?

Para empezar, los inversores suelen interesarse en la diversificación de su cartera. Hoy en día, se puede tener oro físico o en papel. El oro físico se puede comprar online. El vendedor lo guarda en una bóveda a cambio de una comisión. La desventaja es que, en tiempos de crisis, como ahora, puede resultar complejo acceder al oro, ya sea para conservarlo o venderlo.

El oro en papel se refiere a la posesión ETF de acciones que hacen un seguimiento de los mineros de oro de todo el planeta. Es como poseer una parte de las empresas productoras de oro, una parte que se puede liquidar sin problema en caso de necesidad.

Los bancos centrales también compran oro. A pesar de que el oro perdió su estatus en el universo de los bancos centrales una vez los estados abandonaron el patrón oro, estas instituciones siguen siendo ávidas compradoras y poseedores del preciado metal.

El interés por esta materia prima por parte de los bancos centrales despierta la curiosidad de muchos inversores. Se cuestionan el por qué estas instituciones tratan de acapararlo. China, por ejemplo, ha comprado oro en masa durante la última década.

Este gráfico ayuda a explicar la razón. Un rápido vistazo al rendimiento del oro desde el Nixon Shock de 1971 muestra que, si tenemos también en cuenta la inflación, el oro ha superado a todas las principales clases de activos. Es decir, los inversores buscan el oro como protección contra la inflación, pues ningún otro activo a lo largo de la historia ha preservado su valor tanto como el oro.