Home > Noticias > ¿Qué ocurre con Bitcoin?

¿Qué ocurre con Bitcoin?

16 junio, 2020 By Mircea Vasiu

Bitcoin se encuentra actualmente en una consistente zona de consolidación que hace que muchos inversores se estén preguntando qué ha pasado con la fortísima volatilidad de la criptodivisa.

Es verdad que durante este periodo ha seguido siendo uno de los mercados más volátiles, pero ahora, por lo general, se ha estado negociando constantemente entre cambios que van de los 7700 a los 10 400 $. Esto hace difícil adelantarse a la próxima ruptura.

Durante casi dos meses, el precio de Bitcoin ha sido incapaz de romper la resistencia ya psicológica de 10 500 $. Y eso que hace poco más de un mes ha tenido lugar otra reducción a la mitad de la compensación a los mineros, algo que ha atraído a numerosos compradores minoristas de todo el mundo.

Posibles explicaciones respecto a la consolidación de Bitcoin

Antes de ahondar en el análisis, cabe recordar que el mercado de criptodivisas es el caldo de cultivo ideal tanto para especuladores a corto plazo, es decir, scalpers, como para inversores a medio y largo plazo. Sin embargo, es posible que los inversores a medio plazo, es decir, los swing traders, no sean tan activos en el criptomercado como sí lo son en otros campos de la inversión. Y es que la mayoría de operadores minoristas son titulares que no tienen pensado deshacerse de sus bitcoins en un futuro próximo y apuestan por conservarlos de manera indefinida.

Esto quiere decir que, en gran medida, el mercado está impulsado por especuladores y titulares de Bitcoin a corto plazo. Por otro lado, como los inversores institucionales todavía no están en su totalidad convencidos de invertir en Bitcoin con grandes cantidades, el movimiento de los precios está supeditado a aquellos que operan en corto. El volumen de los operadores minoristas es insignificante, lo que no permite mover los precios de manera notoria.

Otra explicación puede encontrarse en el aumento de las cuentas de trading minoristas en la plataforma Robinhood. El fenómeno Robinhood no es para nada despreciable, ya que ofrece a los inversores minoristas la posibilidad de invertir en acciones fraccionarias (es decir, comprar una parte de las acciones de una empresa desde la ridícula cifra de un 1 $). Dicho de otro modo, el inversor minorista decide cuánto poner en la acción de una empresa y el bróker convierte dicha cantidad en acciones fraccionarias.

Esto ha permitido que una gran cantidad de pequeños inversores hayan descubierto por primera vez el mercado de valores, lo que ha afectado a la liquidez de Bitcoin y otras criptomonedas.

Desde la consecución del halving del mayo pasado, el precio de Bitcoin no ha querido tomar ninguna dirección. Se ha consolidado en una especie de línea más o menos recta con secuencias de máximos más bajos desde el máximo más reciente de 13 000 $.

También se puede señalar que el Bitcoin y los mercados de valores de EE.UU. han mostrado gran correlación desde el estallido de la pandemia. Por lo tanto, en lugar de tener un efecto diversificador en relación con la cartera de un mercado de valores, Bitcoin ha aumentado su exposición al riesgo.

Es importante no olvidar que el criptomercado no está regulado. Por lo tanto, tampoco se debe descartar la manipulación de precios, algo que, hasta ahora, se había solido obviar.

De cara al futuro, si la pandemia sigue afectando a las economías del mundo, la necesidad de liquidez será cada vez mayor, lo que hará que los denominados «hodlers» tengan dificultades para encontrar excusas razonables que respalden su decisión de no vender sus bitcoins.