Home > Noticias > ¿Qué hay de nuevo para el dólar australiano?

¿Qué hay de nuevo para el dólar australiano?

7 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

El dólar australiano sigue flotando por encima del nivel de 0.7 frente a su par estadounidense y se negocia con poca o ninguna dirección. Lo más alto que ha estado durante la crisis del coronavirus ha sido un tímido valor por encima de los 0.7400 gracias a los esfuerzos de la Fed para mejorar la falta de liquidez del USD en el sistema financiero internacional.

La política monetaria es la suma de las medidas de los bancos centrales (y, en ocasiones, también de los gobiernos) que influyen en la oferta monetaria y en el crédito en una economía. Al llevarla a cabo, los bancos centrales intentan influir para que los hogares y las corporaciones ahorren o consuman. De esta forma, cuando el banco central percibe que la economía se está recalentando, intentará estimular el ahorro. Cuando ocurre lo contrario en la economía, los bancos centrales incitan al consumo.

El Banco de la Reserva de Australia (RBA, por sus siglas en inglés) fija su política monetaria cada primer martes de mes. El pasado martes, el banco volvió a evaluar la situación monetaria y reforzó su voluntad de hacer aún más para estimular la recuperación económica.

La decisión sobre la tasa de efectivo, sin importancia para los mercados financieros

Los mercados financieros se están moviendo en rangos estrechos debido a que falta menos de un mes para las elecciones presidenciales en los Estados Unidos. Como consecuencia, es probable que cualquier reacción del mercado a las varias noticias económicas sea rápidamente anulada o ignorada hasta que hayan pasado las elecciones.

El pasado martes, el RBA decidió no cambiar el tipo de efectivo. Hizo lo mismo con la Facilidad de Financiación a Plazo (es decir, la flexibilización cuantitativa australiana) y el rendimiento de los bonos del gobierno australiano a tres años.

El banco se ha dado cuenta de que la contracción económica de junio del 7 % está influyendo en el rendimiento económico y de que la caída ha sido más débil que en otras partes del mundo. Asimismo, es probable que continúe el estímulo fiscal así como las condiciones de financiación favorables que proporciona el RBA.

El mayor problema y desafío para el RBA es el desempleo. El banco está preparado para hacer lo que pueda para proteger el empleo y, por lo tanto, está dispuesto a mantener una política muy acomodaticia.

La paciencia es una de las cualidades que más necesita un operador. Sin paciencia, el operador corre el riesgo de negociar en exceso solo porque los mercados están abiertos.

Cuando se observan las decisiones de los bancos centrales y se opera en función del resultado, significa que el análisis fundamental está en la base de las decisiones para operar. Pero el análisis fundamental necesita tiempo.

Así pues, cualquiera que desee operar con el dólar australiano, sin dar importancia a la dirección, no debe fijarse en lo que hace o deja de hacer el RBA. En su lugar, debería prestar atención a lo que hace el mercado de valores en los Estados Unidos, ya que se mueve en función de lo que las elecciones presidenciales sugieren.