Home > Noticias > ¿Qué es lo que mantiene en pie el mercado de valores de EE.UU.?

¿Qué es lo que mantiene en pie el mercado de valores de EE.UU.?

El mercado de valores de los Estados Unidos ha mostrado una adaptación superlativa ante el acontecimiento económico más importante de nuestra historia reciente: la pandemia del coronavirus. Después de una caída inicial de más del 30 %, la caída más rápida de la historia del mercado de valores, el posterior repunte ha confundido a muchos.

Después de todo, la economía se encuentra en niveles mínimos, ya que, en los últimos meses, los Estados Unidos han engrosado con más de 30 millones de personas la lista del paro. Los niveles de producción se hallan en mínimos históricos y la industria de servicios apenas puede sobrevivir. Entonces, ¿por qué los índices bursátiles de los EE.UU. son tan altos?

Por ejemplo, el Nasdaq se sitúa actualmente un par de puntos porcentuales por debajo de donde empezó el año. La posibilidad de alcanzar máximos históricos es muy realista.

¿El mercado de valores refleja la realidad de la economía?

Sí y no. No, porque todos los indicadores económicos apuntan a un sentimiento bajista, con poco o ningún signo de que haya un cambio en un futuro próximo. Sí, al menos por ciertas razones.

En primer lugar, el mercado de valores es un indicador líder. Encierra la creencia de los inversores de que, de alguna manera, el shock económico desaparecerá, esta pandemia finalizará y la economía se recuperará más pronto que tarde

En segundo lugar, a las empresas FANG les va muy bien en una época en que se ha extendido el teletrabajo y los niveles de actividad en internet han aumentado drásticamente. No en vano, durante el primer trimestre del cierre de la economía global, Facebook, Amazon, Netflix y Google, junto con Apple y Microsoft, han registrado cifras de ventas e ingresos mejores de las esperadas. Como estas compañías contribuyen enormemente a la fijación del valor de los índices, su rendimiento, para satisfacción del índice S&P500, se ha traducido en un mayor crecimiento.

En tercer lugar, la rápida corrección que se ha producido ha resultado ser la esperada por muchos inversores a largo plazo. Los fondos de cobertura, ante esa bajada del 30 %, se han apresurado a comprar para mejorar los promedios y muchos operadores minoristas han hecho lo mismo.

Finalmente, y quizá sea este el factor más importante, nos encontramos con la Fed. La Reserva Federal detectó rápidamente los problemas, tanto a nivel local como internacional. Debido a ello, ha inundado el mercado con fondos, ha comenzado a comprar activos y ha bajado la tasa de los fondos federales a casi cero en una reunión de emergencia. Cuando la Fed no espera hasta el momento de la declaración regular del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) para anunciar importantes decisiones sobre política monetaria, es que las cosas son serias y hay que prepararse para lo peor. Eso fue lo que los mercados hicieron en un primer momento.

Después de la conmoción inicial, el dinero ha continuado entrando. Muchos inversores solo están familiarizados con el recorte de los tipos de interés, pero la Fed se ha adentrado en áreas en las que nunca lo había hecho: está abierta a ampliar sus capacidades y a ofrecer financiación ilimitada hasta que la economía vuelva a la normalidad.