Home > Noticias > ¿Por qué una mayor inflación en Europa es mala para la moneda común?

¿Por qué una mayor inflación en Europa es mala para la moneda común?

La inflación forma parte del mandato de todo banco central. En función del banco, la definición de estabilidad de los precios significa llevar la inflación a una zona alejada de cero, pero evitar la amenaza de la deflación, aunque no muy por encima del objetivo para evitar los efectos negativos que conlleva una mayor inflación.

En la zona euro, la definición de estabilidad de los precios del Banco Central Europeo (BCE) significa una inflación inferior pero cercana al 2 %. Se puede decir que un nivel entre el 1.8 y el 2 % se ajusta a la estabilidad de los precios si la inflación alcanza un rango entre el 2 y el 3 %. O, en los Estados Unidos, si ofrece una media del 2 % durante un periodo de tiempo determinado.

La definición de estabilidad de los precios ayuda a los bancos centrales a calibrar sus políticas. En pocas palabras, cuando la inflación cae por debajo del objetivo fijado, los bancos centrales suavizan sus políticas. Cuando supera el objetivo, los bancos centrales intervienen con una política monetaria hawkish.

Por lo tanto, un aumento de la inflación suele ir acompañado de una postura agresiva por parte del banco central, lo que debería ser favorable para la moneda tanto en el corto como en el medio plazo. Esta vez no es así en Europa, y he aquí el motivo.

La inflación alcanza el 1.4 % en enero

Los datos de la inflación de ayer no lograron desencadenar el tan esperado rebote en los pares del euro. De hecho, produjeron justo lo contrario: la inflación más alta presionó aún más a la moneda común.

La inflación básica, la preferida por el BCE y que excluye los precios de la energía por considerarse demasiado volátiles, alcanzó el 1.4 % en enero. Aunque sigue estando por debajo del umbral del 2 % fijado por el BCE, el salto no deja de ser considerable: un máximo en cinco años.

Se trata del mayor aumento de la historia en términos de puntos básicos: 118 pb frente al récord anterior situado en 56 pb. El problema para el euro es que el BCE no está dispuesto a hacer nada para frenar esta inflación tal y como dejó claro en varias intervenciones que han estado ocupando los titulares de los medios financieros en los últimos tiempos. Así, con el BCE dispuesto a dejar que la inflación suba aún más, queda por ver si las presiones alcistas son transitorias, como cree el BCE, o no.

Mientras tanto, la inacción del BCE recae sobre el euro. ¿No es esto justo lo que BCE quería hace unos meses y advertía a todo el mundo de que el tipo de cambio era demasiado alto?

Registrese hoy para nuestro boletín exclusivo!

E-mails personalizados

¡Sin SPAM!

Alt coin news

desuscribirse en cualquier momento

Una vez registrado, puede que recibas nuestras ofertas especiales vía correo electrónico. En ningún caso venderemos o compartiremos tu información con terceros de ninguna clase. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad aquí.