¿Podrían rescatar la economía mundial los tipos de interés negativos de EE.UU.?

Ailbhe Hennigan mayo 11, 2020 0 Comentarios

No hace mucho tiempo, la idea de que un banco central estableciese tasas de interés negativas parecía completamente absurda. Sin embargo, aquí estamos, en 2020, frente a la mayor crisis económica de nuestras vidas y con tasas de interés negativas.

Cuando la economía funciona, los bancos centrales aumentan los tipos de interés para luchar contra el posible aumento de la inflación. Se convence a los bancos comerciales para que no concedan préstamos a individuos y empresas, ya que la política monetaria se vuelve contractiva. En una crisis, ocurre lo contrario: los bancos centrales bajan los tipos de interés para animar a los bancos comerciales a pedir dinero prestado. De esta forma, la política monetaria se expansiona.

Tradicionalmente, en las operaciones de los mercados financieros, para tener éxito, a menudo basta con negociar el diferencial de los tipos de interés entre las diversas divisas. Por lo tanto, la idea de las tasas de interés negativas supone un reto tanto para los inversores como para los responsables de la política monetaria.

El ejemplo del JPY

El Banco de Japón fue el primero en introducir tasas de interés negativas sobre el exceso de reservas. En otras palabras, los bancos comerciales de Japón con exceso de reservas se enfrentaban a dos opciones: prestar el dinero a la economía real o dejarlo parado en el Banco de Japón, lo que suponía pagar intereses. La idea, obviamente, era estimular a los bancos comerciales para que no se desprendiesen del dinero.

Para una divisa, esto tiene un efecto atenuante, ya que, de repente, aumenta la oferta de dinero en la economía. El JPY se apreció durante más de seis meses después de que el Banco de Japón introdujera en un primer momento tasas negativas. El par USD/JPY, el más relevante, cayó de 120 a 100 en ese período.

¿Se inclinará la Fed por las tasas negativas?

Todos los principales bancos centrales tienen sus tipos de interés en el límite más bajo posible. Además, todos se comprometen a algún tipo de flexibilización adicional

En algunas economías, como la eurozona o Suiza, los tipos de interés negativos han existido durante años. Cualquier alivio adicional, cuando ese era el caso, llegaba a través de diferentes programas que estaban destinados a estimular la economía.

Muchos economistas sostienen que la Fed también debería inclinarse por los tipos negativos. El dólar, por ser más fuerte, tiende a causar más daño que bien debido a su estatus como moneda de reserva mundial. Las tasas negativas en el caso del dólar deberían debilitarlo y ofrecer algún tipo de alivio, especialmente a los mercados emergentes.

Sin embargo, si algo nos ha enseñado la historia es que el ejemplo del yen es lo suficientemente bueno para cuestionar esa lógica. Al final, es un juego de confianza en la capacidad de una moneda para proporcionar una reserva de valor, con o sin tipos de interés negativos.

Compártelo: Facebook GoogleTwitterEmail

La inversión es especulativa. Al invertir su capital está en riesgo. Este sitio no está destinado para su uso en jurisdicciones en las que las operaciones o inversiones descritas están prohibidas y solo deben ser utilizadas por dichas personas y en las formas legalmente permitidas. Es posible que su inversión no califique para la protección de los inversores en su país o estado de residencia, por lo que debe realizar su propia diligencia debida. Este sitio web es gratuito para su uso, pero es posible que recibamos una comisión de las compañías que presentamos en este sitio. Haga clic aquí para mas información.