Home > Noticias > Pequeña recuperación del PMI de la eurozona en el mes de mayo

Pequeña recuperación del PMI de la eurozona en el mes de mayo

2 junio, 2020 By Mircea Vasiu

Los datos finales del índice de gestores de compras (PMI, por sus siglas en inglés) que se dieron a conocer recientemente muestran que el sector continúa en fuerte contracción a pesar de una notable relajación de la reciente tendencia a la baja. Los nuevos pedidos, en concreto, han caído bruscamente, y la producción también ha registrado bajos niveles. Además, la pérdida de puestos de trabajo ha aumentado.

Sin embargo, a pesar de estos números tan sombríos, se nota un cierto repunte. En particular, Italia, que se ha visto fuertemente afectada por la crisis, ha marcado un número de 45.4 en tres meses, con lo cual supera el 36.6 de Alemania. Esto indica que las economías europeas están recuperándose lentamente de los cierres debidos al coronavirus y que la producción manufacturera aumentará una vez que la capacidad se acerque a los niveles anteriores a la crisis.

La manufactura europea tocó fondo en abril

El sector de la manufacturación en Europa tiene la esperanza de que se haya tocado fondo en el mes de abril. Nadie creía en la posibilidad de alcanzar números sólidos con las economías en modo de cierre, pero todo el mundo estaba ya pendiente de la forma en que se iba a llevar a cabo la recuperación: en forma de V, en forma de L, etc.

Aunque la producción todavía está cayendo, lo hace a un ritmo más lento. Ahora que la actividad económica ya ha entrado en el último mes de este trimestre, la preocupación se centra en lo que va a ocurrir en el tercero. A medida que los cierres de las economías comiencen a flexibilizarse, se espera que el sector europeo de producción de mercancías pueda estabilizarse y, quizá, volver a crecer en el tercer trimestre.

Durante el mes de mayo tuvo lugar un interesante desarrollo en lo que se refiere a los precios. Las presiones de la deflación han sido evidentes en todo el sector manufacturero europeo, ya que los costos de los insumos han estado cayendo durante 12 meses consecutivos.

Lo que es preocupante es esa tendencia a la baja en los costos de los insumos que ya había comenzado antes de la pandemia del coronavirus. En otras palabras, las condiciones de deflación ya se daban antes de la pandemia y la caída del precio del petróleo, junto con los cierres de las economías, ha propiciado que los costos sean aún más bajos.

Así pues, debido a la caída de los costos de los insumos y a las desafiantes condiciones económicas, muchas empresas han decidido reducir también sus precios de producción. En consecuencia, la deflación se ha intensificado durante estos meses de cierre, lo que pone al descubierto una amenaza real para las medidas de política monetaria del BCE.

Llegados a este punto, tenemos que mencionar que las economías de la eurozona se basan en el sector servicios, es decir, este sector ocupa una parte más importante en el PIB global que la manufacturación. Dicho esto, si los servicios del PMI para las principales economías europeas confirman las presiones deflacionarias, los inversores se centrarán en la respuesta del BCE en lo que se refiere a encontrar y establecer la adecuada política monetaria en la zona euro.

Los puestos de trabajo se recortan como consecuencia de la reducción de la capacidad de las empresas. La debilidad de la demanda no solo afecta a los precios de la producción sino también al número de personas empleadas en el sector. Si el sector no logra frenar la pérdida de puestos de trabajo, no será posible ningún tipo de recuperación.