Home > Noticias > Pekín no puede permitirse el lujo de prevaricar más tiempo

Pekín no puede permitirse el lujo de prevaricar más tiempo

10 mayo, 2012 By Equipo de EFXTO

Los datos de comercio de anoche proporcionan una prueba más de que la economía china se está enfriando. El crecimiento de las importaciones en abril del 0,3% interanual sugiere que la demanda interna se ha debilitado considerablemente, mientras que el crecimiento de los cargamentos al extranjero, de apenas 4,9% durante el mismo período, refleja claramente una demanda externa mucho más lenta. Según la oficina de aduanas, el comercio combinado con Europa se ha estancado por completo en el último año, mientras que el comercio con Japón ha caído un 1,5%. Por el contrario, ha aumentado con EE.UU. en un 9,5%. Estas cifras implican que el comercio se apoya sobre el crecimiento del PIB en el trimestre actual.

Los funcionarios políticos chinos no se imaginaban que el crecimiento en el primer semestre de este año se desaceleraría en la medida en que lo ha hecho. Como tal, es curioso que hayan decidido utilizar su capacidad de intervenir de forma muy gradual. Los requisitos de reservas bancarias sólo se han reducido en dos ocasiones desde noviembre, la última reducción en febrero, mientras que las tasas de interés han estado sin cambios desde hace casi un año. En cambio, los responsables políticos se han concentrado en las medidas de reforma más micro. Recientemente, el gabinete chino ordenó a los gobiernos locales hacer más para promover las importaciones, y hay planes en marcha para reducir los impuestos a la importación sobre algunos productos energéticos y bienes de consumo. Además, algunos bancos en China han sido autorizados a ofrecer descuentos hipotecarios para los compradores de primera vivienda.

La preocupación que Beijing tiene es que el boom inmobiliario y las tendencias inflacionarias subyacentes, evidentes en la economía en los últimos años, vuelvan a aflorar una vez que este bache haya pasado. A pesar de que su cautela es comprensible, también es claro que las condiciones externas se han deteriorado notablemente, impartiendo un sesgo deflacionario en la economía, que es probable que dure algún tiempo. En este entorno, China necesita con urgencia aliviar las condiciones financieras a través de una mayor reducción de los requerimientos sobre reservas bancarias y una moneda más débil.

Michael Derks, Chief Strategist FxPro

Tags: