Home > Noticias > Panorama general para el verano de 2020

Panorama general para el verano de 2020

6 julio, 2020 By Mircea Vasiu

Para los operadores e inversores, el verano suele ser una temporada de poca actividad y lentos movimientos de mercado. Esto se explica porque los diferentes actores del panorama bursátil acostumbran a tomar menos riesgos. Y es que las vacaciones están en la mente de todos y, junto al buen tiempo, hacen que sea más interesante invertir en relax que en negocios.

Sin embargo, este verano se antoja diferente, al menos por culpa del coronavirus, que ha cambiado todo el orden mundial haciendo sentir que, a día de hoy, no hay tregua posible.

Elecciones inminentes en Estados Unidos

Aunque todavía quedan varios meses, es probable que las elecciones en los Estados Unidos sean responsables de varios posicionamientos a largo plazo. Si finalmente vemos rangos ajustados y baja volatilidad durante la etapa estival, la incertidumbre ante los próximos resultados electorales en la carrera presidencial de una de las mayores potencias del mundo tendrá parte de la culpa.

Uno de los asuntos más importantes de la etapa presidencial de Trump ha sido el acuerdo comercial entre Estados Unidos y China. Aunque se ha visto como un rotundo éxito por parte de la Casa Blanca, los números no cuadran.

Por ejemplo, las exportaciones a China de bienes no relacionados con el petróleo cayeron drásticamente, lo que llevó a los niveles más bajos desde 2010. No es de extrañar, por tanto, que Rusia y China estén interesados en la reelección de Trump, mientras que, Europa, en general, prefiere lo contrario.

Tiempos convulsos para Europa

Otro tema interesante para este verano es ver cómo termina el periplo de los impuestos digitales. La UE amenazó con implementar un impuesto digital a determinadas empresas estadounidenses (por ejemplo, Facebook o Google). Esta intención choca frontalmente con la visión del gobierno de EE. UU., que no está en absoluto de acuerdo. De hecho, la administración Trump respondió con fiereza diciendo que, de implantarse dicho impuesto digital, pondría aranceles a la industria automotriz europea.

Más allá de eso, Europa tiene sus propios problemas internos. Como dijo hace poco Angela Merkel en una sonada entrevista: «para que Europa sobreviva tal y como la entendemos ahora, su economía debe sobrevivir».

Esto es especialmente importante en gran medida porque la declaración proviene de Alemania, la misma Alemania que se opuso en el pasado a cualquier integración fiscal. Sin embargo, ahora, es uno de los estados de la zona euro que más apuesta por potenciar la integración europea, así como de los que más clama por medidas contundentes y rápidas.

Wolfgang Schauble, el controvertido ministro de finanzas durante la crisis del euro de 2012, ahora pide más integración europea y habla de ir más allá en cuanto a política fiscal o estrategias monetarias comunes.

La pandemia dividió el mundo tanto política como económicamente. Ahora tenemos la Rusia de Putin, la China de Xi, la Turquía de Erdogan… ¿Y qué tal la América de Trump?

En resumen, es probable que tantos factores económicos y políticos puestos sobre la mesa provoquen una mayor volatilidad en los meses venideros, lo que convertirá este verano en algo inusual a nivel financiero.

El mercado de valores de EE. UU., como siempre, será de los primeros en reflejar cualquier cambio de capital en las tendencias macroeconómicas que se avecinan. Por lo tanto, para tener una idea de los riesgos o no riesgos estivales, los inversores deben prestar especial atención al país que a día de hoy aún sigue siendo dirigido por Donald Trump.