Home > Noticias > Otros 1.3 millones de personas solicitan las prestaciones por desempleo

Otros 1.3 millones de personas solicitan las prestaciones por desempleo

17 julio, 2020 By Mircea Vasiu

Uno de los conjuntos de datos más esperados durante la pandemia es el de la tasa de desempleo y el número de personas que solicitan cobrar el paro en los Estados Unidos.

Las solicitudes iniciales de prestaciones por desempleo y las continuadas, que se publican semanalmente, han ganado en importancia cuando se comparan con la publicación mensual de las nóminas no agrícolas (NFP).

Si antes de la pandemia los inversores se centraban en la NFP y las nóminas privadas para ponderar el estado de salud del mercado laboral de Estados Unidos, ahora, el análisis de los datos semanales se ha granjeado una mayor importancia. Las solicitudes para cobrar el paro ya existían antes de la crisis, pero era algo que solía pasarse por alto dado a que se trataba de datos sobre periodos pasados. Sin embargo, hoy en día, estos datos ofrecen una valiosa perspectiva sobre cómo el mercado laboral se ha enfrentado a la crisis, por lo que los inversores los escrutan en busca de cualquier signo de mejoría.

Sin signos de mejoría en las últimas semanas

El gráfico anterior refleja cómo ha afectado el virus al mercado laboral. Después de un fuerte repunte durante las primeras semanas de recesión, el número de personas que solicitaba los beneficios por desempleo disminuyó. Sin embargo, se mantiene en niveles extremadamente elevados si se compara con las condiciones previas a la pandemia, lo que indica que muchos de los empleos que se han perdido no tienen visos de recuperarse.

La semana pasada se produjo una modesta mejora gracias a las solicitudes de prestación por desempleo continuadas, que se redujeron a 17 millones. Aun así, sigue siendo un número estratosférico que indica que los despidos aún no han cesado.

Algunos argumentan que los datos se ven afectados por el ajuste estacional y que esto dispara artificialmente el ritmo de recuperación. Resulta que esta época del año es bien conocida por su aumento en las solicitudes de prestaciones por desempleo, por lo que el ajuste estacional está haciendo descender los datos: un efecto que debería prolongarse también durante las siguientes semanas.

Los datos de ayer confirman una caída de las ofertas de trabajo de un 5.5 % durante las últimas dos semanas, señal de que la recuperación no quiere tomar una dirección estable. La posibilidad de una recuperación en forma de W se hace cada vez más factible y las consecuencias de esto serán que veremos una caída en la tasa de empleo en el informe de julio.

El mercado no ha reaccionado en demasía a esta noticia. Ha sido un ejercicio bursátil típico del verano, con una volatilidad aumentando, pero no mucho en comparación al resto del año. Además, los datos de las solicitudes de prestaciones por desempleo han sido publicados al mismo tiempo que los de ventas al por menor, que han sido mucho mejores de lo que las expectativas indicaban. Por tanto, el día de ayer tuvo sensaciones encontradas, lo que ha contribuido a la baja volatilidad de los pares del dólar.

De todas formas, los inversores no debería subestimar la debilidad mostrada por los datos. De continuar, tendrá efectos muy profundos en la recuperación económica.