Home > Noticias > Otro movimiento interesante por parte de Berkshire Hathaway

Otro movimiento interesante por parte de Berkshire Hathaway

10 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

Las críticas en este 2020 se han cebado con Berkshire Hathaway, y Warren Buffett en particular, por no haberse mostrado lo suficientemente activo durante la caída del mercado de valores. Muchos inversionistas sí lo hicieron, lo que les llevó a conseguir auténticas «gangas».

La gran pregunta que todos se hacían es por qué Buffet no había hecho nada cuando su compañía, Berkshire Hathaway, rebosaba dinero. ¿Qué sabía Buffett que nosotros no? Si Buffett eligió mantenerse al margen, ¿no habría sido lo más inteligente que el resto hubiese hecho lo mismo?

Finalmente, Buffett sí actuó. Pero una empresa del tamaño de Berkshire necesita tiempo para completar una compra. Y eso es, probablemente, lo que no tenía Buffett en marzo.

Berkshire apuesta por la tecnología en la nube

Como la volatilidad del mercado de valores era tan alta, la caída y el rebote de marzo y abril sucedió tan rápido que los inversores como Buffet no tuvieron tiempo de desplegar todo su capital. Pero eso no significa que Buffet se haya quedado de brazos cruzados.

Recientemente, anunció que había adquirido participaciones por valor de 500 000 millones en una minera de oro: Barrick Gold. En segundo lugar, ha revelado que posee el 5 % de participación de las mayores corporaciones de Japón (y pretende extenderlo al 10 % en cada una).

Por último, y no menos importante, ha anunciado estos días que va a comprar 250 000 millones de dólares de participación en Snowflake: una empresa dedicada a la tecnología en la nube. Esta es una industria que se desarrolla con una tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) sorprendente. Berkshire no quiere perderse la oportunidad.

Lo interesante es la forma en la que ha adquirido su participación: a través de una colocación privada y pagando el precio de la oferta pública inicial. Además, otro hecho que destaca es que Snowflake está perdiendo dinero actualmente, pues opera con pérdidas netas de 171 millones de dólares.

Sin embargo, no es la primera vez que Buffett apuesta por una empresa que, en el momento de su inversión, tiene dificultades para obtener beneficios. En todo caso, es una señal de confianza en el negocio y muestra el potencial de la industria de cara al futuro.

Este es, por tanto, el tercer movimiento de Berkshire en este 2020: oro, activos internacionales y tecnología en la nube. Pero ninguna de estas inversiones ha sido lo suficientemente voluminosa si las comparamos con las que la compañía solía hacer en el pasado.

¿Es esta la forma en la que Berkshire diversifica su cartera? ¿O todavía podemos esperar nuevos movimientos?