Home > Noticias > Oro y plata: ¿Tiene sentido invertir ahora?

Oro y plata: ¿Tiene sentido invertir ahora?

12 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

El oro y la plata se han venido negociando en un tono alcista durante el segundo trimestre del año. Esto se ha prolongado en el tercer trimestre de forma que el oro ha alcanzado máximos históricos y el movimiento alcista de la plata asemeja una línea vertical.

Las materias primas, según los principios de la economía, tienen el efecto de proteger las carteras de valores de la inflación. Por lo tanto, la cobertura contra la inflación es la principal razón por la que los inversores se fijan en el oro. El elemento clave es encontrar el porcentaje adecuado para invertir en metales preciosos de manera que la cuenta se beneficie de la diversificación de otras clases de activos.

Todo lo anterior es cierto. Sin embargo, ¿es válida también esta regla en un mundo en el que endeudarse es tan barato que la preocupación por la inflación no tiene sentido?

Deuda en lugar de metales preciosos

Llegados a este punto, el debate se centra en los efectos colaterales de la inflación. Por ejemplo, puede que sea mejor para los inversores hacerse con deuda en las condiciones más favorables de nuestra historia reciente en lugar de invertir en metales preciosos.

Si hay que temer a la inflación, cuando esta llegue, devaluará la moneda fiduciaria de tal forma que el prestatario acabará con un costo de deuda mucho menor. Sin embargo, la ventaja es igual al costo de la oportunidad: los fondos deberían ser los siguientes en cuanto a mejor uso.

No nos equivoquemos, la inflación está a punto de llegar. No sabemos cuándo y con qué impacto.

No obstante, los inversores saben que el incremento de la oferta monetaria M2 en los Estados Unidos deja sin valor cualquier cosa que hayamos visto en las crisis anteriores.

Durante la gran crisis financiera de 2008-2009, la Fed comenzó los programas de flexibilización cuantitativa. Se pensó, y todavía se piensa, que era una medida de política monetaria nada convencional. ¿El resultado? Un rápido aumento en la oferta de dinero.

A pesar de ello, después de cuatro meses de pandemia del coronavirus, parece imposible descartar los escenarios de inflación. Así que, ¿cómo y cuándo sabrán los inversores que la inflación está a punto de subir?

La tasa de ahorro tiene la solución. El problema que actualmente tienen los gobiernos y los bancos centrales es que el dinero, si bien está disponible en grandes cantidades, se guarda en cuentas bancarias, ya que las familias y las empresas han decidido, respectivamente, no gastar y no invertir.

Por lo tanto, una solución al dilema oro/inflación sería continuar invirtiendo en metales preciosos mientras la tasa de ahorro se mantenga en los altos niveles actuales. Cuando la tasa de ahorro comience a caer, una rotación de salida de los metales preciosos puede ofrecer mayor rendimiento en un mundo con un costo de deuda históricamente bajo.