Home > Noticias > Oro: Correlación de 19 años en Estados Unidos o por qué el precio del oro puede seguir bajo presión

Oro: Correlación de 19 años en Estados Unidos o por qué el precio del oro puede seguir bajo presión

El precio del oro alcanzó un nuevo máximo histórico en 2020. El temor de una mayor inflación y la apertura por parte de la Fed de las líneas de intercambio de dólares con los principales bancos centrales del mundo provocaron una tendencia a la baja constante del billete verde.

Avancemos diez meses y la cosa cambia. Aunque el miedo a la inflación persiste, el precio del oro ha corregido varios cientos de dólares desde sus máximos históricos de 2020.

Los operadores que deseen comprar y poseer oro en su cartera deben ser conscientes de una de las correlaciones más estrechas de los mercados financieros: la que existe entre el precio del oro y los tipos reales a diez años de Estados Unidos. Es la correlación entre ambos activos la que presiona el precio del oro. En otras palabras, a pesar de algunos rebotes aquí y allá, a menos que la correlación se rompa, el precio del oro seguirá bajo presión.

Si nos remontamos a la última década, la correlación se ha mantenido notablemente. Por lo tanto, ¿Por qué debería romperse ahora? ¿Y si no lo hace?

Oro, deuda y rendimientos: Un trío clave para el inversor

El gráfico anterior refleja la correlación inversa entre el oro y el rendimiento de los Estados Unidos a diez años. En otras palabras, cuando los rendimientos suben, el oro baja, y viceversa. Como los rendimientos están invertidos, el gráfico muestra que los dos activos financieros están estrechamente relacionados.

Los rendimientos representan el rendimiento, valga la redundancia, esperado por los inversores al comprar un bono. Cuanto más alto es, mejor, pero también más riesgo. Normalmente, los bonos de alto rendimiento son bonos basura, mientras que el llamado de tipo libre de riesgo es el rendimiento de los Estados Unidos a diez años. Por lo tanto, cuando los rendimientos suben en el instrumento libre de riesgo, el mundo permanece atento.

La pandemia ha desencadenado enormes estímulos monetarios y fiscales en Estados Unidos. Al menos, en el ámbito fiscal, la flexibilización empequeñece a todo lo visto en otras partes del mundo. Sin embargo, con ello viene una mayor deuda.

Estados Unidos tiene un déficit y el dinero que gasta lo toma prestado. Literalmente, significa que emite bonos para financiar su déficit. O bien, emite nueva deuda para financiar el déficit y las nuevas medidas de relajación fiscal.

Sin embargo, cuanto más bajos sean los rendimientos, menos atractivos serán los bonos. Por tanto, Estados Unidos debe dejar que los rendimientos del activo libre de riesgo suban para que los bonos atraigan a inversores y así encontrar compradores para su deuda.

Sobre la base de la correlación presentada al principio de este artículo, esto basta para ejercer una enorme presión sobre el precio del oro. Los precios más altos del oro vienen con rendimientos más bajos. Si la Fed deja que los rendimientos suban un poco más (y puede que no le quede otra opción), el precio del oro presentará dificultades para rebotar desde los mínimos.

Registrese hoy para nuestro boletín exclusivo!

E-mails personalizados

¡Sin SPAM!

Noticias de altcoins

desuscribirse en cualquier momento

Después de registrarte, también puedes recibir ocasionalmente ofertas especiales de nuestra parte por correo electrónico. Nunca venderemos ni distribuiremos tus datos a terceros. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad aquí.