Home > Noticias > Oportunidades en el mercado de valores en un año de elecciones

Oportunidades en el mercado de valores en un año de elecciones

23 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

Los mercados financieros están negociando en rangos estrechos a la espera del evento más importante del año: las elecciones en los Estados Unidos.

El 3 de noviembre, los estadounidenses votarán para elegir al próximo presidente y también sus representantes en el Congreso de los Estados Unidos. Ambas decisiones tienen fuertes implicaciones para los mercados financieros y el dólar. Por eso, los participantes en el mercado no están dispuestos a sufrir riesgos innecesarios y los rangos estrechos han dominado la acción del precio durante los últimos meses.

Sin embargo, se espera que la volatilidad se incremente de forma significativa en noviembre. Estadísticamente hablando, el mes de noviembre de un año electoral ve cómo la volatilidad se incrementa en un 30 % de media, lo que supone muchas oportunidades para el operador paciente.

Opciones para el mes de noviembre

El gráfico superior muestra una interesante representación de las inversiones del pasado siglo. La conclusión es que no importa si ganan los republicanos o los demócratas: lo que importa es seguir invirtiendo.

Es más, tanto el partido republicano como el demócrata plantean más estímulos fiscales en sus agendas. También, independientemente de quién gane las elecciones, los problemas no van a desaparecer después del 3 de noviembre. Por lo tanto, como inversores, hay que actuar pensando en los beneficios que se pueden conseguir a la larga antes que cambiar la cartera de valores basándose en convicciones políticas.

Hasta ahora, las ganancias del tercer trimestre han arrojado resultados impresionantes, puesto que hay una importante proporción de empresas que están superando las que se habían estimado al menos desde 2010. Del mismo modo, el crecimiento de los beneficios por acción (EPS, por sus siglas en inglés) también se ha recuperado de la caída del segundo trimestre: otra buena noticia.

Sin embargo, el mercado no se va a mover hasta que hayan pasado las elecciones. Ni siquiera las negociaciones que se están llevando a cabo actualmente sobre el estímulo fiscal son suficientes para provocar un cambio de sentimiento. En concreto, si asumimos que veremos un acuerdo sobre el estímulo antes de las elecciones, el mercado puede que cambie de dirección en un abrir y cerrar de ojos según el resultado del 3 de noviembre.

Una opción para el mes de noviembre es esperar a que el mercado baje y entonces añadir valores a la cartera. Después de todo, comprar a la baja siempre ha funcionado hasta ahora. ¿Por qué iba a ser diferente esta vez?

¿Qué pasa si no hay bajada y el mercado de valores sube? En ese caso, los inversores que dependen de balances especulativos (es decir, dinero que se utiliza a la espera de que los precios bajen) solo usarán el efectivo disponible para tener un colchón más adelante.

De todos modos, un saldo de efectivo del 20 % siempre es recomendable cuando se gestiona una cartera de valores personal. Tener todo el dinero invertido en un determinado momento es una tontería, cuanto menos. ¿Qué pasa si hay una nueva oportunidad y no se puede participar porque todo el capital está invertido? O ¿qué pasa si surge una circunstancia personal y tenemos necesidad de efectivo?

El esperado aumento de la volatilidad del mercado en noviembre tendrá algo que ofrecer a todos los inversores. Hay que prepararse para obtener ventaja de las oportunidades que se van a presentar.