Home > Noticias > Más depreciación del RMB no puede ser descartada

Más depreciación del RMB no puede ser descartada

16 mayo, 2012 By Equipo de EFXTO

Es notable que en los últimos meses todos aquellos comentaristas que habían reclamado durante tanto tiempo que la moneda china estaba masivamente infravalorada han entrado en hibernación. Lo que ha quedado claro es que el análisis que había detrás de esta afirmación era incompleto. Los acontecimientos recientes en China aportarán ahora una valoración más racional del valor de la moneda; hasta ahora este año se ha depreciado frente al dólar, la libra y otras monedas principales de Asia (con excepción del yen japonés). De hecho, dado el deterioro de la economía, una mayor depreciación del RMB no se puede descartar. Dos fuerzas principales han estado pesando sobre el renminbi. En primer lugar, la economía está sufriendo un aterrizaje mucho más forzoso de lo esperado. Lo más sorprendente ha sido la constante debilidad de los principales indicadores económicos nacionales, tales como la producción de electricidad, los volúmenes de carga sobre rieles, la construcción de viviendas o, las ventas de terrenos y los precios de la vivienda. La inversión empresarial, un gran contribuyente al crecimiento de China en los últimos años, se ha desacelerado marcadamente, afectado por la menor demanda mundial, el aumento de los costos operativos y de la rentabilidad. Los políticos han sido un poco lentos en responder a este deterioro en el crecimiento, tal vez distraídos por las recientes maquinaciones políticas en el seno del Politburó.

Dicho esto, los responsables políticos tienen enormes posibilidades para estimular la economía a medida que vayan sintiéndolo necesario, los requerimientos bancarios siguen siendo muy altos (a pesar de la reducción de 50 puntos básicos reciente), la política fiscal cuenta todavía con un gran potencial para dotar a la economía de un fuerte impulso y los tipos de interés se pueden bajar de manera significativa (aunque sólo una vez que el genio de la inflación se haya contenido). Con respecto a la demanda interna, vemos que se pretende impulsar y esto ha provocado que la afluencia de capital extranjero se haya reducido notablemente y que la moneda ya no suba. En segundo lugar, los chinos que han acumulado riqueza durante la última década son mucho más activos en el intento de convertir su capital a otras divisas. Conscientes de que las condiciones en su propio país no son ya tan favorables, los inversores con patrimonios netos altos han transferido parte de su riqueza a refugios más seguros tales como el sector inmobiliario de las principales ciudades mundiales, dólares, yenes japoneses y la libra. En Londres, una de las principales explicaciones para el aumento del valor de la propiedad en el último año es la presencia dominante de compradores chinos. Durante el próximo par de años, podemos esperar que este tipo de actividad ejercerá una presión a la baja sobre la moneda china. Desde una perspectiva política, Pekín es consciente de que una depreciación de la moneda va a crear grandes tensiones, especialmente con los EE.UU.. Además, las reservas de divisas podrían ser utilizadas para frustrar cualquier presión a la baja sobre la moneda. El comportamiento neutral del yuan este año ha  neutralizado las expectativas sobre el rendimiento de la divisas en el futuro. En la actualidad, el mercado de futuros de hecho anticipa que el yuan caerá un 1% durante el próximo año. Como hemos venido sugiriendo desde hace algún tiempo, durante un año tan turbulento, no sólo económica y financieramente, sino también políticamente, Beijing siempre tenderá a favorecer un tipo de cambio relativamente estable.

Michael Derks, Chief strategist FxPro

Tags: