Home > Noticias > Los tipos negativos han llegado para quedarse

Los tipos negativos han llegado para quedarse

26 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

Los bancos centrales han ampliado sus herramientas políticas desde la gran crisis financiera de 2008-2009. Además de las herramientas de política monetaria convencionales (por ejemplo, el cambio de la política sobre tasas para influir en la inflación), las herramientas no convencionales son ahora la norma. La flexibilización cuantitativa, las guías de orientación y los TLTRO (préstamos condicionados a largo plazo) son solo algunas de esas nuevas soluciones que se están usando con diferentes grados de éxito en todo el mundo desarrollado.

Una de las «limitaciones» de la política monetaria hasta la crisis de 2008 fue el llamado «límite inferior». Es decir, los principales bancos centrales no bajaban el tipo oficial a un nivel inferior a cero. Sin embargo, poco después de la crisis financiera, algunos de ellos lo hicieron (por ejemplo, el BCE, el Banco Nacional Suizo y el Riksbank).

Llegados a este punto, mantener el tipo de interés por debajo de cero se ha convertido en algo normal. Si miramos hacia el futuro, la gran pregunta es durante cuánto tiempo más seguiremos viendo tipos de interés tan bajos. Según un reciente estudio de Robeco, los tipos negativos han venido para quedarse durante bastante tiempo.

¿Adoptará también la Fed tipos negativos?

Robeco ha usado diferentes escenarios posibles tanto para el BCE como para la Fed a la hora de hacer sus proyecciones sobre el nivel futuro de los tipos de interés. Puesto que ambos son los bancos centrales más importantes del mundo, merece la pena tener en cuenta el resultado.

Para el BCE, solo en un escenario de los cuatro que se utilizaron el tipo subiría por encima de cero. Es más, si se diera esa «optimista» situación, solo lo haría en 2025. En los otros tres escenarios, el BCE mantendría el tipo de facilidad de depósito por debajo de cero. También, en un caso extremo, incluso podría darse que el BCE bajase el tipo hasta el -1 % desde el actual -0.5 %.

La Fed siempre ha defendido que no contempla la bajada del tipo de los fondos federales por debajo de cero. Dice que eso es inconsistente con el sistema de la Fed y no le ve muchos beneficios a un movimiento semejante. Sin embargo, en política monetaria, como en la política en general, los operadores deberían haber aprendido que nunca se puede decir «nunca». Robeco prevé que el tipo de los fondos federales de la Fed estará mucho más alto dentro de cinco años en comparación con el BCE.

Ambos bancos centrales buscan lograr la estabilidad de los precios. Pero además de eso, la Fed intenta conseguir el nivel máximo de empleo posible. Sin embargo, la Fed ha cambiado recientemente su mandato, como se señaló en el simposio Jackson Hole de este año. Hoy en día, la Fed busca una inflación promedio alrededor del 2 %, mientras que el BCE quiere una inflación por debajo pero próxima al 2 %.

No obstante, de los dos bancos centrales, solo la Fed se las ha arreglado para acercar la inflación al 2 % (por ejemplo, en 2018). El BCE ha fracasado una y otra vez. Por lo tanto, puesto que la inflación está cayendo a ambos lados del Atlántico, los inversores no deberían sorprenderse si ven que los tipos negativos se mantienen así de bajos durante un largo período de tiempo.

Tags: