Los tipos de interés, en caída libre

Mircea Vasiu mayo 21, 2020 0 Comentarios

Los inversores de todo el mundo viven aferrados a esta máxima: buscar el mayor rendimiento posible con el menor riesgo posible. Hay oportunidades en todas partes, ya que los mercados son muy variados y, en función de determinados factores económicos, geopolíticos, o de otra índole, se pueden mostrar más o menos fuertes. A lo largo de la historia, hay un valor que ha permanecido inmutable en su papel de impulsor del riesgo y, más concretamente, ha sido siempre la razón por la que los inversores cambian las asignaciones de sus carteras de un activo a otro. Ese valor se llama «tipos de interés».

Un estudio que compiló los tipos de interés desde el año 3000 a. C. (tanto los tipos a corto como a largo plazo), muestra que, tras 2005, tanto los tipos a corto como a largo plazo estaban cerca de cero. Esto excede los valores de los años 30 del siglo pasado durante la Gran Depresión. En aquel momento, solo cayeron los tipos a corto plazo, mientras que los tipos a largo plazo se mantuvieron estables entre el 2-4 %. ¿Consecuencias? Los inversores largoplacistas terminaron por recibir su recompensa justificando así sus motivos para instalarse en la paciencia.

¿Y qué pasa con el 2020?

2020: tipos de interés mundial a o por debajo de cero

Tras la crisis financiera de 2008, los tipos de interés experimentaron una ligera subida. Mientras que la zona euro y Japón se encontraban mayormente en territorio negativo (especialmente después de que Draghi asumiera la presidencia del BCE en 2011), otras partes del mundo ofrecían un alto rendimiento a los inversores (por ejemplo, Australia y Estados Unidos).

Incluso la Fed los subió durante un par de años y hasta finales de 2018, orgullosa de sentir que había cumplido con sus objetivos de un precio estable y máximo empleo. Sin embargo, al primer contratiempo exógeno, el resultado ha sido una muchedumbre de responsable políticos cayendo en picado. Y surge esta pregunta: ¿Cuál es la importancia del nivel cero a día de hoy?

El gráfico anterior señala que el tipo de interés mundial de abril de 2020 está muy por debajo de los mínimos de 2008-2009. Entonces, ¿dónde van a encontrar ahora los inversores rendimientos sólidos?

La respuesta obvia es el mercado de valores. Una encuesta reciente del Banco de América en relación a los gestores de fondos internacionales revela que los inversores institucionales se muestran dubitativos en torno a la recuperación económica. Además, el sentimiento alcista/bajista parece mostrar una clara tendencia a la baja, ya que únicamente unos pocos gestores se reafirman en un mercado alcista.

Pese a ello, Nasdaq se muestra optimista para lo que queda de año, mientras que el S&P500 y el DJIA continúan recuperándose ante el estupor de muchos. Por otro lado, todos los gerentes concordaron en que la posibilidad de un repunte es real: una recuperación en forma de V, que defendieron los más optimistas, o una recuperación en forma de U o W, por la que apuestan los pesimistas. Es decir, la recuperación, aunque sea más tarde que pronto, parecer ineludible.

Como los tipos de interés bajos y la tendencia a la baja parecen haber llegado para quedarse, a los inversores no les queda otra opción que asumir el riesgo del mercado de valores. En cuanto a la prima, dejemos que sea la recuperación económica por la que todo el mundo apuesta.

Compártelo: Facebook GoogleTwitterEmail

La inversión es especulativa. Al invertir su capital está en riesgo. Este sitio no está destinado para su uso en jurisdicciones en las que las operaciones o inversiones descritas están prohibidas y solo deben ser utilizadas por dichas personas y en las formas legalmente permitidas. Es posible que su inversión no califique para la protección de los inversores en su país o estado de residencia, por lo que debe realizar su propia diligencia debida. Este sitio web es gratuito para su uso, pero es posible que recibamos una comisión de las compañías que presentamos en este sitio. Haga clic aquí para mas información.