Home > Noticias > Las solicitudes de prestaciones por desempleo iniciales descienden pero siguen a niveles elevados

Las solicitudes de prestaciones por desempleo iniciales descienden pero siguen a niveles elevados

14 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

 

Es la primera vez desde el comienzo de la pandemia que las solicitudes de prestaciones por desempleo iniciales en los Estados Unidos caen por debajo del millón. No se debe juzgar este hecho por el gráfico que se muestra a continuación, ya que incluye las solicitudes de prestaciones por desempleo de la PUA: pero la tendencia es claramente a la baja; sin duda, una señal alentadora.

Pese a ello, casi un millón de personas (963 000) han solicitado las prestaciones por desempleo, una cifra excesiva según todos los indicadores. En comparación con el periodo anterior a la pandemia, el mercado laboral sigue siendo muy débil y la recuperación gradual no hace más que mostrar el arduo camino que queda por delante y lo difícil que resulta salir de esta crisis.

Aun así, las señales son claramente alentadoras y uno debe agarrarse a ellas si desea permanecer optimista.

Conclusiones respecto al informe de ayer sobre los niveles de solicitudes de prestaciones por desempleo iniciales

Para empezar, es la primera vez desde marzo que las cifras bajan del millón. Todo un logro, sin duda, aunque el número sigue siendo elevadísimo. Pero tampoco debería extrañar, ya que no llevamos más que cinco meses de crisis.

Si seguimos enfocados en el optimismo, observamos que el estado actual del mercado laboral es mejor que el peor escenario de la Gran Recesión. En otras palabras, lo que estamos viviendo ahora podría ser incluso peor de lo que hemos visto hasta el momento.

Una de las mejores formas de ponderar el desempleo en este siglo XXI es analizar las tendencias de búsqueda en Google en relación a prestaciones por desempleo. Estas búsquedas han disminuido sustancialmente en las últimas semanas, lo que coincide con el descenso representado en el gráfico anterior.

Las solicitudes por desempleo continuado también han descendido. Hablamos de personas que perdieron su trabajo, solicitaron el paro y no han encontrado todavía un nuevo empleo. Por lo tanto, «continúan» necesitando un subsidio. La disminución en número de este grupo junto al de las solicitudes de prestaciones por desempleo iniciales señala una tendencia positiva, sin duda, grandes noticias para el mercado laboral en general.

Si la economía estadounidense logra mantener esta línea durante varias semanas consecutivas que sigan un camino similar al que terminó con el 8 de agosto, sería una clara señal de que la recuperación económica está en curso y ya es toda una realidad. No hay que olvidar que los datos laborales son un indicador de retraso en el ciclo económico. Es decir, cuando el sentimiento es negativo, la gente pierde la esperanza, con titulares que transmiten fatalidad y pesadumbre. Con ello, los inversores no se centran en el mercado laboral para revertir la tendencia. Este es uno de los últimos reductos para ello.

Por el contrario, es el mercado de valores el indicador líder. Debido al efecto de riqueza que posee, el mercado de valores está por encima del resto y es un mejor predictor en relación a los cambios de ciclo económico.

En otras palabras, el hecho de que el mercado de trabajo haya cambiado de tendencia puede ratificar que la recuperación está bien encauzada pues había comenzado mucho antes. ¡Hay que estar atentos e invertir en consecuencia!