Home > Noticias > Las medidas europeas han tranquilizado a los mercados

Las medidas europeas han tranquilizado a los mercados

30 julio, 2020 By Mircea Vasiu

Desde el comienzo de la crisis del coronavirus, los bancos centrales y los gobiernos de todo el mundo han presentado distintas soluciones para luchar contra problemas similares: alto desempleo, enormes déficits e incertidumbre económica. Contrariamente a lo que se vio durante la gran crisis financiera de 2008-2009, la Unión Europea se ha mantenido centrada en la estabilidad de los mercados.

No solo el Banco Central Europeo (BCE) sino también la Comisión Europea (CE) han actuado con determinación y una rapidez sin precedentes para dar un claro mensaje de confianza a los mercados financieros.

El BCE quiere ahora cerrar los diferenciales

Una de las cosas que Christine Lagarde, la presidenta del BCE, dejará para la historia de los mercados financieros es su afirmación de que el BCE no está aquí para cerrar los diferenciales. En el momento de este comentario, antes de la COVID-19, los mercados lo atribuyeron a una falta de experiencia y lo tomaron como un mensaje terrible que se enviaba directamente a los mercados financieros.

Independientemente de cómo el BCE intentase más tarde restarle importancia, provocó la bajada del euro y el par EUR/USD cayó por debajo del 1.08 en ese momento. Sin embargo, lo que siguió a continuación reivindicó a Lagarde y la puso en lo más alto de la lista como una de las banqueras centrales más proactivas durante la pandemia.

El BCE lanzó el PEPP (Programa de compra de activos para ayudar a aliviar la recesión económica provocada por la pandemia), mientras que la Comisión Europea hacía lo propio con el Fondo de Recuperación: el total del capital comprometido superó los 1500 billones de euros, una cantidad asombrosa según todos los estándares.

Nadie había pensado que esto fuese posible en tan poco tiempo, especialmente en Europa, donde sus líderes son famosos por sus largos procesos en la toma de decisiones.

¿El resultado? Los diferenciales se acercaron y se mejoraron las condiciones en los préstamos para los miembros de la Unión Europea.

Lo que es todavía más impresionante es la agresividad del programa de flexibilización del BCE. Este es un banco central que mantiene la facilidad de depósito (uno de los tres tipos de interés que se fija cada seis semanas) en terreno negativo ya desde hace unos cuantos años. Aun así, ha encontrado recursos para acomodar aún más las condiciones monetarias durante la pandemia.

De hecho, las cuentas del BCE han incrementado su balance más que las de la Fed durante la pandemia del coronavirus.

¿Consecuencia? Los mercados entendieron las señales de confianza que emanaban de Europa y dispararon el euro al alza en todos los tableros mientras los diferenciales se estrechaban considerablemente.

No obstante, falta una pieza en el rompecabezas, al menos para los operadores de divisas. Puesto que el BCE supera a la Fed en sus esfuerzos de flexibilización, ¿por qué el euro se aprecia y no al revés?

Es posible que las elecciones de noviembre en los Estados Unidos sean la respuesta a esta pregunta. Hasta entonces, el euro se beneficia de la confianza de los inversores.