Home > Noticias > Las economías asiáticas superan en resultados a Occidente

Las economías asiáticas superan en resultados a Occidente

13 noviembre, 2020 By Mircea Vasiu

Este año ha traído consigo la mayor contracción económica del mundo occidental nunca vista en mucho tiempo. La contracción es esa fase del ciclo empresarial en la que la actividad económica se contrae. 

Sin embargo, este ciclo, con sus altos y bajos, solo muestra desviaciones del crecimiento económico a largo plazo. Algunas fases de expansión duran más que otras. Cuando la expansión se mantiene de forma continuada, los economistas se refieren a esos períodos como «bum». Por el contrario, las contracciones prolongadas se convierten en recesiones. Es más, las contracciones agudas suelen conocerse como depresiones.

Es tan importante la duración de la contracción económica como la gravedad de la misma. ¿Con qué rapidez puede repuntar una economía? Cuanto más rápido, mejor para la población y la sociedad y será más fácil para la gente dar un paso hacia la siguiente fase del ciclo.

La experiencia importa

La mejor forma de explicar el buen resultado de las economías asiáticas es partir de un ejemplo. Una compañía que busca contratar a alguien para un puesto importante pide experiencia previa. Cuanta más experiencia, mejor. Del mismo modo, y lo que es aún más relevante, mejores oportunidades tendrá el candidato.

Esto es exactamente lo que ha ocurrido con las economías asiáticas. Ya han pasado por esto antes. Es cierto que no ha habido una pandemia hasta este año, pero ya había virus que se propagaban localmente. Por eso, los protocolos ya estaban en marcha. No se necesitó construir una infraestructura desde cero, solo había que usarla. La gente ya estaba habituada a brotes semejantes. Además, la disciplina y la calma ayudaron mucho en una crisis sanitaria provocada por un virus que se trasmite por el aire.

Todo esto, si bien es obvio al analizarlo en retrospectiva, es lo que ha hecho que las economías asiáticas hayan sido más resistentes durante la pandemia. De hecho, Corea del Sur, China, Vietnam, Singapur, Taiwán, Tailandia, etc., son los países que menos han sufrido el impacto económico del virus en 2020. De todos ellos, la economía china incluso ha experimentado un crecimiento positivo.

En los otros países, continúa la recuperación económica. A medida que la liquidez del dólar iba mejorando, la tasa de impago de las corporaciones asiáticas descendía de forma significativa. Por eso, la inversión en Asia ofrece una prima atractiva para los inversores de renta fija, que la prefieren a la UE y a los EE.UU. Las tensiones comerciales entre este último y China probablemente iniciarán la desescalada tras las elecciones en los Estados Unidos, otra de las razones por las que los inversores vuelven la vista a Asia.

En resumen, puede que la globalización esté retrocediendo debido a la pandemia. Sin embargo, para la comunidad inversora, el mercado global sigue abierto. Los sectores cíclicos de Asia han tenido recientemente excelentes resultados y es probable que sigan en esa línea mucho antes de que puedan hacerlo sus pares europeos y americanos.