Home > Noticias > Las dos caras de la moneda coronavirus-USD

Las dos caras de la moneda coronavirus-USD

18 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

El dólar estadounidense no es, en realidad, la misma divisa para todos los países. Cuando se comercia en el mercado de divisas, lo que importa es saber hacia dónde va un par de divisas, no a dónde se dirige una sola moneda.

Por ejemplo, supongamos que estamos cortos de USD. A juzgar por la cantidad de dinero que la Fed está imprimiendo, en lo cual supera al BCE, los alcistas del par EUR/USD tienen ventaja al negociar con dicho par. Pero este es solo un par de divisas que refleja la fortaleza del EUR o la debilidad en el caso del USD. Se comparan dos economías y la forma en que los bancos centrales y los gobiernos han reaccionado últimamente.

Pero no todas las economías son iguales, de la misma forma que no todas las monedas son iguales. De ahí que, en períodos similares, una moneda puede tener un rendimiento inferior frente a un grupo de divisas mientras que puede tener un rendimiento superior frente a otras.

¡Bienvenidos al dólar estadounidense de 2020!

El USD frente a las monedas del G10 y las de los mercados emergentes

Los economistas emplean a menudo los términos «mercados desarrollados» y «mercados emergentes» para diferenciar entre la situación económica de distintos países. Tiene sentido desde todos los puntos de vista.

Habitualmente, se considera a las economías del G10 como las líderes de los países desarrollados. Sus monedas compiten tanto frente a sus pares como frente a las divisas de los mercados emergentes.

Como resultado de una mayor volatilidad en el panorama político de los mercados emergentes, sus divisas fluctúan más frente a las monedas del G10. En el caso del USD, la moneda de reserva mundial, esto es particularmente cierto. ¿Por qué?

En primer lugar, la mayor parte de la deuda de los mercados emergentes está denominada en USD. Además, dichos mercados continúan emitiendo deuda en USD.

En segundo lugar, los hogares de los mercados emergentes usan el USD cuando intentan proteger el valor de sus activos de la inflación. En países como Brasil, Turquía o Rusia, es muy probable que se vean billetes de dólares estadounidenses en la calle en lugar de euros o cualquier otra moneda fiduciaria perteneciente a los países del G10.

Llevamos ya cinco meses de crisis del coronavirus y estamos viendo diferentes caras del USD. Por una parte, su caída radical frente a las monedas del G10.

Los pares EUR/USD, GBP/USD, NZD/USD y AUD/USD se han movido con tendencia alcista desde el inicio de la crisis. Del mismo modo, también han caído los pares USD/CHF, USD/CAD o el USD/JPY. La reacción revela una tendencia débil del dólar estadounidense frente a las monedas del G10, lo que provoca que los cruces que pertenecen a estas monedas se mantengan en un rango estrecho (por ejemplo, el par EUR/GBP se mantiene en un rango muy estrecho próximo al nivel del 0.9 desde hace ya más de dos meses).

Por otra parte, el mismo USD se dispara frente a las monedas de los mercados emergentes. Esto es especialmente visible en el caso de la lira turca.

Las intervenciones en el mercado de divisas no son muy habituales en los países del G10. Sin embargo, es cierto que el Banco Nacional Suizo (SNB, por sus siglas en inglés) interviene de vez en cuando para frenar la apreciación del franco suizo.

En cambio, las intervenciones en dicho mercado son bastante habituales y frecuentes en los mercados emergentes. Por lo tanto, cuando se opera el USD frente a monedas de países desarrollados o emergentes, hay que pensar en el horizonte temporal de una inversión y en los agentes activos del mercado.

Y no nos sorprendamos si el USD se comporta de forma diferente. Lo hace a menudo.