Home > Noticias > Las demandas de prestación por desempleo en EE.UU. siguen siendo obstinadamente altas

Las demandas de prestación por desempleo en EE.UU. siguen siendo obstinadamente altas

11 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

Las solicitudes de prestaciones por desempleo en los Estados Unidos no muestran ninguna mejoría con respecto a la semana anterior, lo que envía un mensaje mixto a los mercados sobre la situación de la fuerza laboral. Por una parte, el mercado laboral no se ha deteriorado en el plazo de una semana. Por otra, otras 884 000 personas han solicitado la prestación por desempleo.

Cuando se habla de cerca de un millón de personas que solicitan las prestaciones por desempleo en la mayor economía del mundo, es imposible no sentir un poco de vértigo. Si miramos hacia el futuro, la situación del mercado laboral se nos antoja extremadamente complicada, con desafíos en todos los frentes.

Reapertura de los colegios

A medida que comienza el otoño en el hemisferio norte, los niños regresan al colegio. Durante la pandemia, la escolarización en línea fue una respuesta en el momento en que los estados estaban bajo diferentes medidas de bloqueo.

Dado que no sabemos el camino que va a seguir esta pandemia, la escolarización en línea sigue siendo una opción aunque todo el mundo está de acuerdo en que los niños necesitan ir al colegio de forma presencial. El problema de la escolarización en línea es que podría obligar a más de cuatro millones de padres estadounidenses a salir de la fuerza laboral.

Por lo tanto, no se trata de que el estado considere que la escolarización a través de internet sea prejudicial o inútil. Es solo que afecta a la fuerza laboral y a la economía de tal forma que hace muy difícil que esta se recupere y crezca de nuevo.

Las solicitudes iniciales por desempleo, no relacionadas con el período estacional, siguen de nuevo una tendencia al alza

Por cuarta semana consecutiva, las solicitudes iniciales no relacionadas con una base estacional (NSA, por sus siglas en inglés) han vuelto a subir. El problema es que sigue sucediendo cuando ya llevamos seis meses de crisis. El mensaje es difícil de digerir, no importa cómo se miren los datos.

Desde las esperanzas iniciales de recuperación en forma de V a la realidad actual, hay una gran diferencia. Una vez más, la realidad difiere y la gente simplemente tiene dificultades para encontrar o mantener un puesto de trabajo.

Si unimos los datos de ayer con los que mostró el NFP el viernes pasado, tenemos un panorama mejor ante nosotros. Recordemos que el informe NFP se conoce mensualmente, mientras que los datos de las solicitudes iniciales por desempleo llegan cada semana. Ambos informes se refieren al período anterior, mes o semana respectivamente.

El informe NFP mostraba que más de la mitad de los despedidos temporales llevan más de quince semanas sin trabajo. Como consecuencia, los despidos permanentes continuarán aumentando, lo que afectará directamente al informe semanal de solicitudes de prestaciones por desempleo.

En pocas palabras, es probable que la situación empeore antes de mejorar.