Home > Noticias > Las cuentas del BCE hacen hincapié en el alto tipo de cambio

Las cuentas del BCE hacen hincapié en el alto tipo de cambio

9 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

Un día después de que la Reserva Federal haya publicado las actas de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), el Banco Central Europeo (BCE) ha hecho lo mismo: publicar las «cuentas» de septiembre. Ese es el nombre que el BCE da a las actas de sus reuniones y el publicarlas es una costumbre adquirida de la Reserva Federal en un intento por mejorar la comunicación y dar una guía para avanzar.

Estas cuentas son de particular importancia para el euro. En la reunión de septiembre, había grandes esperanzas de que el BCE diera un mensaje de tranquilidad (dovish). Después de todo, la inflación era en ese momento de un 0.4 % y amenazaba con bajar aún más. Para sorpresa de muchos participantes en el mercado, el BCE sonó más agresivo (hawkish) que tranquilizador. Así pues, las cuentas de ayer ofrecen una oportunidad de ver si el BCE hablaba en serio cuando utilizaba esa agresividad o si solo se trata de una mala comunicación por parte del Consejo de Gobierno.

Cuentas dovish del BCE a pesar de una conferencia de prensa hawkish

Resulta que las cuentas son dovish (en un intento de estimular la economía), pero la conferencia de prensa y la forma en que Christine Lagarde ha transmitido el mensaje del Consejo de Gobierno ha sido hawkish (agresivo). Esto subraya, una vez más, la dificultad que tienen los bancos centrales para comunicar de forma adecuada sus intenciones o decisiones a los participantes del mercado.

Un día después de la reunión de septiembre del BCE, el economista jefe, Philip Lane, publicó un artículo en el blog del BCE. En él, expuso todo lo que la presidenta no dijo durante la conferencia de prensa. En concreto, el BCE corregía el punto de vista del mercado y enviaba el mensaje dovish a través de este artículo de Lane.

En el críptico mundo de los mensajes de los bancos centrales, Lane menciona la «no complacencia» por parte del BCE. Esto sí es dovish, pero la declaración introductoria del BCE no tenía estas palabras. Se publicaron al día siguiente en el blog.

Sin embargo, las cuentas de ayer sobre la reunión revelan que la declaración de «no hay espacio para la complacencia» fue real, pero que no se usó en la conferencia de prensa ni en la declaración introductoria.

¿Fue un error? No parece probable.

Las cuentas también muestran que el BCE ha mencionado el tipo de cambio de diversas formas sobre todo desde 2018. El tipo de cambio se ha mencionado unas treinta veces, lo que indica que el BCE se ha centrado en la fortaleza del tipo de cambio antes que en el mensaje de «no complacencia».

¿Cuál es la diferencia? En el lenguaje del BCE, «no complacencia» significa, sin ninguna duda, «más flexibilización». Por lo tanto, hay que esperar más flexibilización (QE, por sus siglas en inglés) por parte del BCE aunque no sabemos el tamaño que tendrá el nuevo paquete.

Para luchar contra la inflación básica del 0.2 % y un tipo de cambio más alto, el BCE debería apostar a lo grande. O retirarse.