Home > Noticias > Las acciones tecnológicas continúan subiendo

Las acciones tecnológicas continúan subiendo

4 agosto, 2020 By Mircea Vasiu

La semana pasada asistimos a los informes de las grandes compañías tecnológicas sobre sus ganancias en el segundo trimestre del 2020. Todas ellas superaron en mucho las expectativas, muy por encima de lo que esperaban los analistas y los inversores.

Últimamente, la compra de acciones de empresas tecnológicas de los Estados Unidos es la opción preferida en las operaciones bursátiles. Supera al interés por los servicios públicos, el consumo discrecional, la energía, la industria o las finanzas. ¿Sigue teniendo sentido invertir en dichos valores?

Cómo ha afectado la COVID-19 a las inversiones

La crisis sanitaria del coronavirus ha provocado algunos cambios interesantes en el mundo de la inversión. Los fondos fluyen en varios sectores y activos.

El mercado de valores es el que ha presenciado la mayor rotación de fondos. Las ventas de marzo crearon un rápido pánico, pero los inversores liquidaron posiciones en otros sectores solo para rotar hacia el sector tecnológico. Amazon, tal y como se informó la semana pasada, ha aprovechado la oportunidad generada por una mayor cantidad de compras en línea y ha contratado más de 175 000 personas desde marzo.

La encuesta de julio del Global Fund Manager que lleva a cabo el Banco de América revela que no solo el sector de la tecnología tiene mucha aceptación sino también el enorme comercio del oro y el dinero en efectivo.

Dicho de otro modo, las tres áreas (tecnología, oro y dinero en efectivo) reflejan perfectamente cómo se posicionan los inversores durante una recesión económica y cuáles son las expectativas.

En primer lugar, al ser grandes compañías tecnológicas, los inversores son dueños de grandes corporaciones que han dominado el mundo. La digitalización es una realidad en el siglo XXI y las empresas como Microsoft, Amazon o Google dirigen negocios globales. Por lo tanto, es una apuesta por la evolución tecnológica global, no por la tecnología de los Estados Unidos. El hecho de que las empresas coticen en América es solo una coincidencia.

En segundo lugar, el precio del oro casi ha alcanzado los 2000 dólares. Ha llegado a un nuevo récord recientemente y todo el mundo se esfuerza por poseer alguna porción del preciado metal amarillo. El oro ha resistido la prueba del tiempo y es la única forma de dinero que ha sobrevivido durante muchos siglos. Es muy rentable en tiempos de recesión y esta es una recesión como ninguna otra.

Esta vez, todos estamos en recesión, no solo un país o una región, sino todo el mundo. Por consiguiente, poseer oro es un activo seguro frente a una recesión global. Puesto que los bancos centrales están imprimiendo dinero para apoyar a las familias y a las economías, el oro preserva el valor del dinero. Así de simple.

Por último, grandes cantidades de dinero en efectivo. Esto es solo otra de las consecuencias de la recesión. Mucho dinero en efectivo supone posponer el consumo, la inversión y el gasto. Se observan altas tasas de ahorro en todo el mundo, algo que no parece que vaya a cambiar pronto a no ser que se encuentre una solución a la pandemia del coronavirus.

Hasta entonces, no, no se trata de operaciones por las que se incline mucha gente, sino de operaciones lógicas.