Home > Noticias > La vacuna contra la COVID-19, una solución a la crisis económica

La vacuna contra la COVID-19, una solución a la crisis económica

30 octubre, 2020 By Mircea Vasiu

La segunda ola de la COVID-19 ha cogido completamente por sorpresa a Europa. Con más de seis meses de pandemia, cabría pensar que los europeos habían aprendido algo sobre las reglas de distancia social y los cierres impuestos por los gobiernos.

En su lugar, el número de infecciones ha crecido exponencialmente, sobre todo porque la gente está cansada de restricciones

Sin embargo, algo ha cambiado. En concreto, la percepción de la gente cara a una vacuna para la COVID-19. Una reciente encuesta llevada a cabo en diecinueve países por Nature Medicine muestra que casi la mitad de los que contestaron estaría dispuesto a vacunarse contra el virus. Más aún, un 25 % más dijo que, de alguna manera, está de acuerdo con la idea de ponerse una vacuna. El resultado presenta un fuerte contraste con las respuestas del principio de la pandemia, lo que revela lo que una diferencia de seis meses puede suponer en una circunstancia como esta.

Moderna se prepara para el lanzamiento global de una vacuna contra la COVID-19

Moderna, una compañía farmacéutica estadounidense que ya se encuentra en la última fase de pruebas de su vacuna contra la COVID-19, ha recibido más de mil millones de dólares en depósitos de varios gobiernos alrededor del mundo. La MRNA-1273, una vacuna contra la COVID-19, se basa en material genético que incita al sistema inmune del cuerpo humano a luchar contra el virus.

Los gobiernos de todo el mundo han hecho pedidos de vacunas a diversas compañías farmacéuticas. Además, ya están en marcha los preparativos para la campaña de vacunación en muchos países. No es una tarea fácil preparar una infraestructura adecuada y las prioridades también cuentan.

Incluso con todos los preparativos y con fondos disponibles, el proceso de vacunación llevará su tiempo. No es lo mismo que el caso de una vacuna que está disponible en enero y se administra a todo el mundo en febrero. En su lugar, este es un proceso que lleva tiempo, probablemente hasta finales de 2021, eso si una vacuna efectiva surge a principios de año.

Por lo tanto, el impacto económico de la pandemia continuará durante mucho tiempo el año que viene. Sin embargo, cuanta más gente se muestre deseosa de ponerse una posible vacuna, más rápido podría ser la recuperación económica.

La pandemia ha abierto un intenso debate sobre si los gobiernos se están centrando más en la economía y menos en los problemas relacionados con la salud. No obstante, la verdad es que ambos aspectos van de la mano. Un sistema sanitario adecuado no se puede gestionar sin una economía en funcionamiento.

Por lo tanto, una vacuna contra la COVID-19 es, quizá, la única solución a la crisis económica.