Home > Noticias > La última decisión en política monetaria del Banco de Canadá

La última decisión en política monetaria del Banco de Canadá

4 junio, 2020 By Mircea Vasiu

El Banco de Canadá (BOC) ha mantenido el tipo de interés estable a lo largo de la semana, un 0.25 %, después de la decisión del martes recogida en el informe del enfoque basado en riesgos (RBA, por sus siglas en inglés). Otro importante banco central mantiene el tipo próximo a cero y, además, está expandiendo el balance a través de la flexibilización cuantitativa.

El nivel de la tasa de interés de la política canadiense se justifica por la desinflación en curso (-0.2 %) en abril de 2020 y el bajo precio del crudo durante dicho año. Aunque reconoce que el impacto del coronavirus sobre la economía global puede haber alcanzado el pico, el BOC se muestra precavido en cuanto a la forma en que puede desarrollarse la recuperación.

El Banco de Canadá adopta medidas extraordinarias

Siguiendo los pasos de otros grandes bancos centrales, el BOC ha adoptado medidas extremas para estimular la economía canadiense en tiempos del coronavirus. El tamaño de su balance se ha triplicado en 2020 para apoyar a la economía y al sistema financiero, alcanzando alrededor del 20 % del PIB, o lo que es lo mismo, 460 000 millones de dólares canadienses.

Para el segundo trimestre, el BOC prevé que el PIB de Canadá se reduzca entre un 10 % y un 20 % en comparación con el primer trimestre del año, aunque el descenso no va a ser tan pronunciado como el que se fijó en el informe MPR de abril (Monetary Policy Report) como el peor escenario posible.

Los precios de las materias primas ejercen una gran influencia en la forma en que el BOC lleva a cabo su política monetaria. En particular, el precio del petróleo, ya que la economía canadiense es una economía de alto consumo energético y una gran parte de su fuerza laboral está empleada en la producción del petróleo, ya sea en su fase inicial o final.

El BOC se ha dado cuenta de que, tras la fuerte caída de principios de año, los precios de las materias primas se han recuperado, aunque todavía se mantienen bajos. Canadá ha sufrido pérdidas históricas de producción y empleo debido al brote de coronavirus y las medidas fiscales adoptadas, que combinadas con tipos de interés más bajos, han servido de amortiguador contra el cierre. Lo que es más importante, las decisiones del BOC y sus medidas tienen por objeto establecer las bases para una recuperación gradual de la economía, cosa que está en la mente de todos los bancos centrales del mundo desarrollado.

En 2020, el dólar canadiense (CAD) ha sido una de las monedas más volátiles de todo Forex. Cuando el precio del contrato de futuros de la WTI para el mes de mayo se fijó por debajo de cero en la segunda mitad del mes de abril, el CAD pasó por uno de los peores momentos de su historia.

Dado que Canadá es un importante productor de petróleo, el CAD tiene una relación directa con el precio del mismo: sube y baja siguiendo los movimientos del precio del crudo.

Esta relación es tanto una bendición como una maldición para el BOC: el tener una moneda más débil es una ventaja para ayudar a las exportaciones, pero esto se compensa con el hecho de que los principales productos que se exportan son derivados del petróleo con un precio más bajo.