Home > Noticias > La postura del BCE vs Grecia

La postura del BCE vs Grecia

2 febrero, 2012 By Equipo de EFXTO

La dicotomía que se está ampliando entre lo que se está solicitando al sector privado tenedor de bonos griegos y la posición del BCE se antoja cada vez más insostenible y, si confiamos en lo que algunos informes apuntan, es uno de los puntos que enquistan la resolución de las negociaciones.  

Todo se deriva del hecho que el BCE está sentado en alrededor EUR 40bln de bonos griegos, comprados desde el inicio de su programa de compra  de activos (SMP) en 2010. Desconocemos a ciencia cierta cuál es el volumen y los vencimientos. Esto dicho, un cálculo aproximado sugiere que pudiera estar en alrededor EUR 20 – 25bln si se mantuviera todo a vencimiento y siempre sin descuento. En contraposición, los participantes del sector privado ven que los descuentos negociados se aproximan a un 70% o más, incluso aún siendo insuficiente para hacer sostenible la deuda griega.( El FMI la sitúa en un 120% para 2020 ratio deuda/PIB).

La presión ejercida sobre el BCE es por tanto entendible desde un punto de vista numérico. La defensa argumentada por el banco se basa en dos puntos. En primer lugar, sus compras fueron realizadas por motivos de política monetaria y, por tanto , no deben ser tomadas desde el mismo punto de vista que la de un inversor basado en consideraciones de crédito. En segundo lugar, y más importante, el BCE percibe asumir una pérdida como un incumplimiento de su marco operativo en relación a la financiación de déficits.

Pero para el caso en el que el BCE se mantenga firme, el resultado eventual sería un traspaso de los beneficios del BCE a sus accionistas, asumiendo que las ganancias no sean utilizadas para compensar otras pérdidas de su balance expansivo. Para Alemania ( especialmente para el Bundesbank), sería un importe de entre EUR 3.0 – 3.5bln según la presunción de compras hecha anteriormente, siempre que el BCE destine la máxima cantidad admisible a sus reservas antes de distribuirlas a sus accionistas.

Aquí radica un problema importante con el programa de compra de bonos del BCE; tiene el potencial de beneficiar lenta pero seguramente a las naciones de la Eurozona más grandes. La contrapartida sería el impacto en el interés de las naciones periféricas. Por tanto si el BCE continuara en su posición, estatus asumido de acreedor preferente , los tenedores privados de bonos demandarán un todavía mayor descuento por asumir el riesgo, a pesar de que los políticos hayan prometido que serán los últimos. Cuanto mayor sea la participación del BCE más dudas se generarán.

El BCE va a tener que ceder en algún nivel, ya sea en el destino de los beneficios de la compra de bonos, el traspaso de bonos a otro vehículo o cruzar el Rubicón y asumir un descuento él mismo. Con todo lo elogiable que su postura actual puede ser desde una perspectiva de la banca central, se está convirtiendo en insostenible desde cualquier otro ángulo.

 

Simon Smith, Chief Economist FxPro

 

Tags: