Home > Noticias > La política monetaria del Banco de Canadá, sin cambios

La política monetaria del Banco de Canadá, sin cambios

16 julio, 2020 By Mircea Vasiu

Ayer, los operadores de dólares canadienses (CAD) prestaron especial atención a la decisión sobre política monetaria del Banco de Canadá (BOC, por sus siglas en inglés). Es el segundo de los principales bancos centrales que, esta semana, hace pública su declaración sobre la política que va a seguir, después de que lo hiciese el Banco de Japón el día anterior.

Se esperaba que los pares del CAD experimentasen mayor volatilidad de la habitual.

Así fue, a pesar del hecho de que el BOC haya decidido mantener el tipo de interés sin cambios, próximo a la frontera con cero, al 0.25 %.

Detalles de la declaración de política monetaria realizada por el Banco de Canadá

El mensaje del BOC ha sido simple y directo: el banco está preparado para ofrecer un nuevo estímulo monetario durante un largo período de tiempo en caso de que la economía lo necesite. Del mismo modo, el mensaje reitera una vez más el modelo de objetivo de inflación del 2 %.

Una buena parte del informe sobre política monetaria se centra en el impacto que la COVID-19 ha tenido sobre la economía y cuáles son las expectativas del banco para el próximo período. El Consejo de Administración es consciente de que no se trata de una recesión normal y su escenario base contempla una contracción del -8 % para este año, seguido por un 5 % en 2021 y un 4 % en 2022.

Un punto interesante es que el BOC espera que el segundo semestre de este año sea mejor que el que acaba de terminar hace un par de semanas. Por ejemplo, la contracción en el primer semestre ha sido de un -15 %. Dicho lo cual, para llegar a una contracción de tan solo el -8 % para todo el año, es necesario que el segundo semestre supere al primero.

La inflación también está en la mente del BOC. No se ve que suba mucho por encima del nivel de cero, ya que los precios de la gasolina, los viajes o el cierre la están obligando a bajar. Es más, a pesar de que el BOC se ha comprometido con una política monetaria poco convencional (es decir, de flexibilización cuantitativa), todavía no se aprecia ningún aumento en los valores de la inflación.

En otras palabras, aún hay espacio para que el BOC aumente su balance, actualmente en un modesto 20 % del PIB del cuarto trimestre de 2019. En comparación, los balances del Banco Nacional Suizo (SNB) o el Banco de Japón (BOJ) superan el 100 % de sus respectivos PIB si tenemos en cuenta las mismas métricas (es decir, el PIB del cuarto trimestre de 2019).

En resumen, el BOC está decidido a mantener los tipos de interés bajos durante más tiempo, al menos hasta que la economía se recupere y se alcance el objetivo del 2 %. Además, está determinado a hacerlo a través de la curva de rendimiento, lo que significa una sola cosa: el balance se prepara para seguir aumentando.