Home > Noticias > La mayor exposición a acciones en corto en una década

La mayor exposición a acciones en corto en una década

29 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

Mientras el mundo mira hacia las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, que ya van entrando en su etapa final, los índices del mercado de valores continúan operando en un tono favorable a la venta. Y es que aunque el Nasdaq 100, el Dow Jones o el S&P 500 operan próximos a valores máximos, muchos jugadores han sacado su fichas fuera del tablero, es decir, muchos inversores han vendido sus activos.

Por ejemplo, el índice Nasdaq 100 se ha corregido desde los 12,500 a los 10,750 en septiembre, en lo que parece ser una recogida de beneficios a partir del repunte de marzo y abril. En otras palabras, los alcistas reciben ciertas ganancias antes del gran día de las elecciones.

A continuación, se espera una cierta complacencia con poco o ningún movimiento en el mercado hasta que estemos cerca del 3 de noviembre. Sin embargo, este año puede que sea diferente a otros años electorales. Primero, porque hay una pandemia rondando por ahí. Segundo, porque las posiciones especulativas en corto basadas en los futuros de índices de acciones son las más altas en una década.

¿Quién se arriesgaría tanto y por qué?

El mayor short squeeze o la bajada del siglo

Según los datos de la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos en los EE.UU. (CFTC, por sus siglas en inglés), los grandes especuladores van a ir a por todas antes de las elecciones presidenciales. La exposición combinada de posiciones cortas basadas en los futuros de los índices del mercado de valores (el S&P 500, el Nasdaq 100 y el Dow Jones) es de casi 50 mil millones de dólares estadounidenses. Es lo máximo en más de una década, lo que nos indica que las posiciones cortas se han mantenido durante todo el tiempo en que el mercado rebotaba desde los mínimos de marzo y abril. Además, puede que hayan aumentado en los últimos niveles, sobre todo si consideramos que, mientras tanto, no solo el Nasdaq 100 sino también el S&P 500 han conseguido nuevos máximos históricos.

A medida que nos aproximamos al final del año, muchos inversores institucionales ya comienzan a preparar la estrategia para 2021. El resultado de las elecciones en los Estados Unidos es clave para esa preparación, ya que un cambio en la Casa Blanca probablemente desencadenará grandes cambios a nivel macroeconómico.

Después del día de las elecciones, a medida que se acerque diciembre, habrá que esperar que el posicionamiento en corto que se ve ahora se flexibilice. La mayoría de los inversores institucionales reequilibrarán sus carteras a finales del año de operaciones bursátiles y financieras.

En otras palabras, en el caso de que el mercado reaccione con un movimiento bajista al resultado de las elecciones en los Estados Unidos, tenemos que suponer que estas posiciones en corto obtendrán beneficios a medida que nos acerquemos al final del año. De ahí que la cobertura de beneficios pueda servir de cierto apoyo a un posible movimiento bajista.

Por otro lado, un repunte del mercado poselectoral provocará un nueva situación de short squeeze (se caracteriza por movimientos en un rango muy estrecho de precio durante un período de tiempo no muy largo y seguidos de un movimiento explosivo). Es poco probable que los grandes especuladores mantengan su exposición en posiciones cortas más allá de finales de año: se quedarán con algunas pérdidas para aliviar su riesgo y hacer una reagrupación en 2021.

Así pues, en ambos casos, las elecciones traerán consigo una mayor volatilidad en el mercado de valores. Eso, a su vez, se traducirá en una mayor volatilidad en todos los mercados, ya que el mercado de valores ha impulsado la acción del precio en los mercados financieros durante todo el año hasta el momento.