Home > Noticias > La más rápida recuperación de la historia del mercado de valores: ¿Cómo ha sido posible?

La más rápida recuperación de la historia del mercado de valores: ¿Cómo ha sido posible?

18 septiembre, 2020 By Mircea Vasiu

2020 pasará a la historia como el año en que el mundo enfrentó una pandemia. Sin embargo, también se le conocerá, en el caso de los participantes de los mercados financieros, como el año de la recuperación más rápida del mercado de valores tras un período bajista.

Una vez más, ha funcionado la compra durante las caídas. ¿Quién podría pensar que el mercado subiría tan rápido en los últimos días de marzo? ¿Quién ha tenido el coraje de comprar? He aquí un análisis de cómo funciona el mercado de valores, qué es un mercado bajista y cómo ha sido posible una recuperación semejante.

Operar sobre la base del apalancamiento

El mercado de valores es el lugar donde se han hecho muchas fortunas y donde potencialmente se seguirán haciendo. Es también el lugar en el que muchos han perdido hasta el último centavo. El apalancamiento amplía los ganadores, pero también los perdedores. Operar sobre la base del apalancamiento significa operar con capital prestado. Por ejemplo, supongamos que somos alcistas en relación con Microsoft y el precio de la acción de esta compañía es de 100 $, por ponerlo de un modo simple. Asimismo, queremos invertir 10 000 $.

El bróker nos da dos opciones: o bien compramos 100 acciones de 100 $ de Microsoft (en realidad, unas cuantas menos, ya que debemos deducir las comisiones y tasas) o usamos el apalancamiento. En el primer supuesto, si el precio de la acción de Microsoft sube a 150 $ al final del año, la cuenta mostrará un balance de unos 15 000 $ aproximadamente. Pero, ¿qué pasa si operamos con apalancamiento?

El apalancamiento consiste en que el bróker nos presta dinero a un tipo marginal y así podemos comprar más acciones de Microsoft. Por lo tanto, si hay un repunte, participamos más de él. Sin embargo, somos responsables de aportar fondos adicionales en el caso de que las acciones bajen de precio en lugar de subir. Además, hay que pagar los intereses del capital que se nos ha prestado. El apalancamiento es una herramienta común no solo en el mercado de valores sino también en el de divisas.

Volviendo al repunte del mercado de valores, cuando las acciones se dividieron en marzo, todos los operadores que habían utilizado el apalancamiento recibieron una llamada de margen. Los corredores enviaron notificaciones de que debía reponerse el margen. Si no se hacía, el corredor cerraba las posiciones automáticamente. Y así comenzó un círculo vicioso y se activaron los interruptores.

Cuando el mercado cae más de un veinte por ciento desde máximos, se dice que entra en territorio bajista. Lo hizo tan rápido en marzo que batió el récord.

Sin embargo, el rápido repunte que siguió revela que había más interés en las posiciones cortas cuando estaban en máximos. Los osos cubrieron sus posiciones en los mínimos. Para hacer eso, el bróker recompra las acciones que había prestado al operador que las había acortado. Entonces, consigue hacer presión sobre las posiciones largas.

En resumen, una de las razones por las que el mercado de valores repuntó de forma tan fuerte fue que había más vendedores en posiciones cortas que compradores hasta los valores mínimos. Cuando los vendedores quedaron cubiertos (es decir, reservaron beneficios), el mercado rebotó más de un 20 % desde los valores bajos y oficialmente entró en territorio alcista.