Home > Noticias > La inflación general de EE.UU. sigue subiendo, pero la básica no

La inflación general de EE.UU. sigue subiendo, pero la básica no

Ayer se publicaron los esperados datos de inflación del mes de febrero. El índice de precios al consumo (IPC) general subió un 0.3 % durante dicho mes para situarse a un nivel del 1.7 %. Aunque la subida era esperada, lo que confirma el reciente aumento de expectativas de inflación, la sorpresa la trajo el IPC subyacente.

El IPC básico excluye los precios volátiles, es decir, los de la energía y el sector transporte. Bajó en febrero un 0.1 % para situarse en un 1.3 % en el mes. Para los operadores, los datos plantean todo un rompecabezas, ya que la inflación subyacente es la medida de inflación preferida por la Reserva Federal. Si la inflación básica se estanca, ¿cuánto tiempo pasará hasta que la Reserva Federal considere que la inflación es lo suficientemente alta como para justificar una subida de tipos en virtud de su nuevo mandato de objetivo de inflación promedio (AIT, por sus siglas en inglés?

Detalles del informe del IPC estadounidense de febrero de 2021

Dado que la inflación forma parte del mandato de todo banco central, es un factor clave para la volatilidad del mercado. Desempeña un papel fundamental en ella y su relación con el mercado de divisas, ya que unos tipos de interés más altos o más bajos provocan movimientos bruscos en el tipo de cambio de diversos cruces.

La caída de la inflación subyacente parece haber sorprendido al mercado. Aunque no se ha visto un movimiento brusco en el dólar, las expectativas eran de que los datos básicos también subirían. No ha sido así, más bien todo lo contrario.

En comparación con los meses anteriores, la inflación subyacente ha sido impulsada a la baja, principalmente, por los bienes básicos. Los precios de los bienes básicos bajaron mucho en febrero, la mayor caída en doce meses aproximadamente. Los servicios básicos, en cambio, subieron un 0.2 %. Se trata de pequeños detalles en los datos, pero lo principal es que la inflación no está aumentando tan rápido como muchos temían, lo que alimenta el optimismo sobre el impacto del nuevo paquete de estímulo fiscal.

La respuesta de Estados Unidos en el ámbito fiscal a la crisis sanitaria ha superado lo visto en otras partes del mundo. Obviamente, surge la preocupación de que, al emitir demasiados dólares, Estados Unidos pretenda degradar su moneda para ser más competitivo. Además, Estados Unidos es un prestatario neto, por lo que puede optar fácilmente por pagar su deuda imprimiendo más de su propia moneda.

La primera señal de tal escenario debería provenir de los datos mensuales de la inflación. Hasta ahora, no hay de qué preocuparse, pero, a partir de ahora, los operadores e inversores estarán atentos a que la inflación subyacente supere el nivel del 2 %. A partir de ese momento, comienza el promedio, si es que la Fed hace saber al mercado el periodo que ha tomado como referencia para su nuevo mandato AIT.

Registrese hoy para nuestro boletín exclusivo!

E-mails personalizados

¡Sin SPAM!

Noticias de altcoins

desuscribirse en cualquier momento

Después de registrarte, también puedes recibir ocasionalmente ofertas especiales de nuestra parte por correo electrónico. Nunca venderemos ni distribuiremos tus datos a terceros. Echa un vistazo a nuestra política de privacidad aquí.