Home > Noticias > La inflación canadiense sorprende a los mercados

La inflación canadiense sorprende a los mercados

23 julio, 2020 By Mircea Vasiu

El Índice de Precios de Consumo (IPC) canadiense ha cogido por sorpresa a los participantes en el mercado. El índice mes a mes registró un aumento del 0.8 %, cuando las expectativas eran del 0.4 % y se había alcanzado solo un 0.3 % en el mes anterior.

La sorpresa surge porque se ha dado una fuerte subida desde los valores negativos que tenía hace tan solo dos meses. Dicha subida es una respuesta a todos los esfuerzos realizados por el Banco de Canadá (BOC, por sus siglas en inglés), el cual puso en marcha la flexibilización cuantitativa como una forma de lucha contra la pandemia del coronavirus.

Objetivo de inflación en Canadá y publicación del IPC de junio

Casi todos los bancos de los mercados desarrollados tienen un objetivo de inflación cercano al 2 %. Ese nivel se considera suficientemente lejos del cero (por consiguiente, se evitan los riesgos de la deflación) y bastante bajo como para evitar que el valor del dinero caiga de forma irreparable.

En el momento en que la pandemia comenzó a golpear la economía a principios de este año, todos los bancos centrales ya habían bajado los tipos de interés a un nivel cercano a la frontera con cero. Se esperaba que, en caso de una recesión económica, la flexibilización de la política monetaria evitase que la inflación cayese.

Sin embargo, no funcionó. La importancia de las caídas que se vieron en el consumo y el abrupto descenso de los precios del crudo hicieron imposible detener la desinflación y, hasta cierto punto, la deflación. Se necesitaba algo más y los bancos centrales lo proporcionaron: comenzaron programas de flexibilización cuantitativa mediante la compra de bonos de sus propios gobiernos.

La estrategia había dado resultado una vez, si bien la gran crisis financiera de 2008-2009 fue diferente de la actual crisis sanitaria tanto en tipo como en magnitud. Pero en esta ocasión, los gobiernos también se han involucrado y han lanzado programas masivos de estímulo fiscal para ayudar a aliviar el daño económico y las altas cifras de desempleo. Esto es exactamente lo que el BOC y el gobierno de Canadá han hecho hasta ahora en cinco meses de pandemia.

Desde el punto de vista de un mandato basado en la inflación, los datos de ayer son más que buenas noticias. Indican que los principios de la economía todavía funcionan, incluso si se trata de una recesión sin precedentes. Es más, ponen de manifiesto que la política monetaria puede llegar al punto de facilitar que los bancos centrales controlen la oferta de dinero e, implícitamente, su valor.

Otro aspecto que se puede celebrar es el hecho de que se trata del segundo mes consecutivo en el que el IPC está por encima de cero y sigue aumentando. Una recuperación en forma de V como esta, por encima del nivel de cero, es más que bienvenida. Los efectos positivos a medio plazo están aún por ver.

El CAD ha reaccionado como debía: ha subido en los tableros del FX. Si vamos más allá, el papel del BOC es calibrar sus herramientas para evitar que la inflación caiga de nuevo por debajo de cero mientras que se va atenuando el aumento constante.

¡Más fácil de decir que de hacer!